ejército

El traslado de la División Castillejos a Huesca se realizará tal y como estaba previsto

El Ejército mantiene todos sus planes sin variaciones a pesar de la crisis sanitaria

Obras en las instalaciones del Cuartel Sancho Ramírez
Patio de armas del acuartelamiento Sancho Ramírez, que acogerá la División Castillejos

El subdelegado de Defensa en Huesca, coronel José M.ª Rivera, ha confirmado que la crisis del coronavirus no ha cambiado en absoluto los planes del Ministerio de Defensa para el acuartelamiento Sancho Ramírez, donde se trasladará la División Castillejos, que en la actualidad se ubica en Madrid. Tal y como estaba previsto, a lo largo del mes de junio llegará a Huesca el Batallón del Cuartel General, así como el General con su Estado Mayor.

Posteriormente, ya en el segundo semestre del año, más en concreto entre noviembre y diciembre, se producirá el traslado del Batallón de Transmisiones, con lo que se espera que en diciembre esté finalizado todo el traslado, que habrá traído a Huesca unos 700 efectivos. Durante estas próximas semanas también se va a ir trayendo desde Madrid todo el parque móvil de la División, que contará con unos 300 vehículos tácticos.

El grueso de las obras que se vienen llevando a cabo en el acuartelamiento desde hace más de un año están finalizadas, entre ellas las oficinas o los edificios donde se alojará la tropa, que fueron totalmente reformados, además del gimnasio, la cantina y otras estancias. Quedan pequeños detalles que se vieron afectados cuando el Estado de Alarma paralizó durante dos semanas todas las obras en el país.

Están todavía por acabar los trabajos que se llevan a cabo en lo que se denomina el 2º Escalón, la gasolinera y la guardería, aunque son cuestiones que se seguirán acometiendo en los próximos meses.

Lo que sí que se ha parado hasta que se levante el Estado de Alarma han sido las obras de rehabilitación que se llevaban a cabo en las viviendas militares cercanas al cuartel, puesto que como en estos inmuebles hay pisos que están habitualmente ocupados, los vecinos se quejaron y se decidió pararlo todo a la espera de que se recupere la normalidad.

El subdelegado de Defensa insistía en que nada se va a modificar, no va a haber ningún retraso y en diciembre, tal y como estaba previsto, habrá finalizado todo el traslado.

Y entre noviembre y diciembre llegará otra unidad, el Batallón de Transmisiones. Todo esto supondrá que a Huesca acaben llegando unos 700 militares. Muchos de ellos, de Huesca, Zaragoza o Jaca ya se han colocado en esa unidad que se va a trasladar, para seguir viviendo aquí.

Además, para acoger a una mayoría de los militares que vendrán, el Ejército ha dispuesto diversas plazas de residencia. Dentro del acuartelamiento hay unas 200 plazas para tropa y algunas más para mandos. Además, la residencia militar tiene 22 habitaciones dobles, que pueden acoger hasta unos 40 mandos. También se cuenta con 36 viviendas en los alrededores del cuartel, que se han rehabilitado, y doce pabellones más: en total, 48 viviendas para aquellos militares que se vayan a trasladar con sus familias.

La crisis del coronavirus, recordemos, llevó al Ministerio de Defensa a tomar la decisión de suspender la celebración del Día de las Fuerzas Armadas en Huesca, que estaba prevista para el próximo 30 de mayo, con el desfile y todos los actos que se iban a celebrar esa semana. El alcalde Luis Felipe indicó que solicitaría de nuevo esta celebración para 2021.

Comentarios