CONTENIDO ESPECIAL

Crean cuatro productos turísticos para consolidar rutas gastronómicas

Productos como el queso del Pirineo pueden servir como reclamo#

Organización hecho en pirineos
La organización de Hecho en los Pirineos quiere impulsar estas rutas

Del I Congreso de Congreso del producto y la gastronomía de los Pirineos, ‘Hecho en los Pirineos’, así como de otros aspectos incluidos en el mismo proyecto, surgió la necesidad de crear productos turísticos estructurados, siempre dentro de la red de restaurantes conformada a partir del Estatuto de cocina de los Pirineos, un trabajo que también presentó Ainhoa Raso, de Tea Cegos, en el seminario de difusión de resultados del proyecto Hecho en los Pirineos.

Siempre tratando de favorecer la cooperación y por lo tanto la sinergia entre los empresarios de la red, fomentando colaboraciones futuras, así como la competitividad y la posibilidad de comercialización de los productos gastronómicos del destino.

Desde ‘Hecho en los Pirineos’ se han diseñado cuatro productos turísticos, que siempre responde a un formato que incluye un recorrido, degustación gastronómica, conocimiento de los productos y sus productores, visita incluida, añadiendo cenas o comidas en restaurantes del Pirineo. Que deberán ser prácticos y factibles —es decir, adaptadOs al mercado y a los segmentos que se determinen—, además de contar con una adecuación presupuestaria, aprovechando en la medida de lo posible experiencias ya consolidadas.

Se ha trabajado sobre la creación de cuatro productos. Uno, a partir del ‘Pirineos RoadTryp’ —proyecto POCTEFA financiado con fondos FEDER—, denominado ‘Lo mejor de los Pirineos’, que propone siete días de viaje en ambos lados de la frontera. Un segundo, centrado en el trufiturismo, incluida la recolección de trufa por parte de los visitantes. Otro más peculiar, destinado a estudiantes de hostelería, ‘Pirineos Educa Gastronomía’, con intercambio de alumnos. Y el cuarto, La Ruta de las queserías del Pirineo.

Dieciséis queserías

Huesca dispone de doce queserías, mientras que Haut Pyrénées aloja media docena, número más que suficiente para crear un atractivo producto turístico, complementado por la existencia de suficientes restaurantes para completar el recorrido y estrechar el vínculo entre productor y restaurador «ofreciendo una experiencia más global y de territorio a cliente y a unir la zona de Huesca y la correspondiente a Francia Pirineos».

Una experiencia destinada tanto al público español, como francés, que pueden descubrir el proceso de elaboración del queso, degustarlo en las queserías que dispongan de las instalaciones precisas y disfrutarlo, elaborado o tal cual, en los restaurantes de la ruta. Además, obviamente, de adquirirlo para su posterior consumo una vez retornados a sus domicilios.

Comentarios