ECONOMÍA

El Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe cierra 2018 con un superávit de 137.748 euros

En la última legislatura ha bajado su deuda a largo plazo de 1.379.845 euros a 501.792 euros

Aínsa turismo enero
Vista del casco antiguo de Aínsa desde el castillo.

El Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe vuelve a cerrar el ejercicio con superávit en sus cuentas. El resultado ha sido de 137.748 euros de superávit. Como gastos más importantes destaca el de personal, que ha ascendido a 1.113.759 euros (un 33% del gasto), el de bienes corrientes y servicios 1.014.164 euros y el de inversiones reales 794.748 euros, se ha amortizado 100.890 euros y los gastos financieros tan solo han sido de 11.798 euros (0,35 %).

Según indican desde el consistorio, se ha cumplido la regla de gasto, la estabilidad financiera y el nivel de deuda. La deuda es de 501.794 euros, lo que representa en 16% (cuando el máximo permitido por ley está en 110%). El cumplimiento obligado de estas tres reglas financieras provoca casi obligatoriamente que los ayuntamientos acaben el año con superávit, el cual pasa a ser remanente. En los últimos cuatro años, el remanente del ayuntamiento ha aumentado 478.361 euros, y se sitúa en la actualidad en 1.379.748 euros.

El gasto del remanente se ha flexibilizado un poco y este año el ayuntamiento ha podido disponer de 172.816 euros. “Consideramos primordial poder disponer del remanente o beneficio generado durante estos últimos años, para seguir realizando algunas de las necesidades más importantes de los 25 pueblos que forman el municipio”, manifiestan desde el ayuntamiento.

Por otro lado, recuerdan que ya se han finalizado las últimas actuaciones correspondientes a los presupuestos del 2018, como el arreglo del pavimento de la Calle de la Morisma, en el casco antiguo de Aínsa y el acondicionamiento del Parking del 88. Estas dos actuaciones se han realizado con fondos propios y los importes han ascendido a 36.513 euros y 83.805 euros respectivamente.

Comentarios