montanuy

Claudia Tahull, estudiante de 2º de bachillerato, analiza la oveja xisqueta en su trabajo fin de estudios

La joven vecina de Montanuy ha analizado cómo influye la alimentación de las ovejas en la cantidad y calidad de la leche

Oveja xisqueta. Claudia Tahull
Los abuelos de Claudia son ganaderos de ovino con un rebaño de unas 800 ovejas de raza xisqueta

Claudia Tahull, vecina de Estet (Montanuy), tiene 17 años, es estudiante de Segundo de Bachillerato y, recientemente, en la feria La Trobada, que organiza el Ayuntamiento de Montanuy, presentó los resultados de su trabajo, de fin de estudios, titulado ‘La Joia del pastor’. El tema era libre, pero tenía que tener la aprobación de la coordinadora, aunque, en su caso, se consideró que era una cuestión novedosa y con un amplio recorrido. Claudia apostó por analizarla cómo influye la alimentación en las ovejas, de raza xisqueta, en la calidad y producción de la leche, puesto que, sus abuelos, se dedican a ello.

El trabajo consta de cuatro capítulos. En el primero define la raza, en el segundo ubica el municipio en el que se ha desarrollado el estudio, Montanuy, también dedica uno a Aracoxi, la Asociación Aragonesa de Criadores de Ganado Ovino de Raza Xisqueta y, por último, el dedicado a la leche de oveja xisqueta y al análisis de las propiedades nutricionales y la producción. La investigación se completó con la elaboración de un queso de manera tradicional.

Para obtener los resultados, Claudia alimento a un grupo de ovejas con maíz, a otro con cebada y a un tercero con pienso compuesto. Las ovejas alimentadas así eran las que más cantidad de leche daban, mientras que, la leche de las alimentadas con cebada tenía más proteína favoreciendo el desarrollo de los huesos del cordero. También analizó la grasa, la lactosa y bacteriología.

Claudia Tahull, estudiante de 2º de bachillerato

Esta joven vecina de Estet agradecía la colaboración en este estudio de sus abuelos porque su abuelo le explicó todo lo que tiene que ver con la raza xisqueta y las montañas de Estet y con su abuela elaboró el queso a la manera tradicional desde el ordeño a mano hasta los pasos necesarios para elaborar dos quesos de medio kilo.

De momento, el estudio se queda como un trabajo de bachillerato aunque además de darlo a conocer en La Trobada también lo ha presentado a un par de premios en universidades de Barcelona y Lérida, puesto que, el objetivo es poner un foco de atención en razas en peligro de extinción como es la xisqueta.

Claudia sabe que, en un futuro, no se dedicará plenamente a la ganadería pero sí que continuará vinculada porque su intención es estudiar veterinaria en Zaragoza y continuar ayudando a sus abuelos en el cuidado de un rebaño de unas 800 ovejas.

Comentarios