JACA

Día de nervios en el comercio y de tímida apertura en la hostelería

La lluvia ha frenado la apertura de terrazas. El Ayuntamiento estudia qué espacios de veladores se pueden ampliar

tienda covid Jaca
Algunos clientes han querido retomar el consumo en su ciudad a pesar del día de lluvia

La imagen de las calles de Jaca ha sido diferente este lunes. Las persianas han vuelto a levantarse y las puertas de los comercios y bares estaban abiertas para recibir a los clientes que se han animado. Ha sido un día de preparativos. Los trabajadores están adaptándose a las nuevas medidas de seguridad y los clientes todavía han sido pocos, pero ya hay quien han ha querido consumir en su ciudad. Llevaban dos meses sin poder hacerlo.

Todos los comercios abrían sus puertas con incertidumbre, nervios y también la ilusión de la reapertura, decían muchos. Los geles desinfectantes a la puerta, guantes o también mascarillas, aunque piden a todos los clientes que acudan con ellas. En algunos casos, explicaba Carmen López de la zapatería “Calzados El Siglo XX” es imposible respetar la distancia de seguridad si tengo que ayudar a algún cliente a calzarse, por ello la mascarilla va a ser una prenda obligada en su tienda”.

La hostelería también está pendiente de poder ampliar el espacio de veladores pero no todos pueden, por lo que la decisión de apertura es individual. En la cafetería y restaurante “El Rincón de la Catedral” están pendientes de abrir la terraza. La lluvia de este lunes no acompañaba y quieren comprobar si los clientes acuden sin miedo. “Quizás haya que empezar sólo con cañas y tapas, decía Lucca, uno de sus socios, que de más de 20 asientos en su terraza pasará a una decena en esta primera fase de la desescalada”.

Los comercios sí abrían mayoritariamente sus puertas, saludando a los clientes con gel desinfectante, mamparas e indicaciones en el suelo para respetar las distancias, aunque muchos de ellos con un horario reducido y manteniendo a trabajadores en Erte. Desde una tienda de peletería y complementos situada junto a la Catedral, Miguel Azor recuerda que no cuentan con los clientes de segundas residencias ni turistas. “Sabemos que no va a ser muy productivo pero entre todos tenemos que empezar a funcionar poco a poco para comprobarlo. Vamos a confiar en la gente de la zona.” Han empezado con apertura únicamente de mañanas e “iremos viendo”.

Dependiendo del tipo de comercio, su clientela depende en mayor medida del turismo y los propietarios de segundas residencias que viven en el País Vasco, Huesca o Zaragoza. La rentabilidad de muchos comercios y establecimientos de hostelería está ligada a estos clientes, que no podrán llegar hasta que entremos en la llamada nueva normalidad, prevista para finales del mes de junio.

terraza Jaca covid
La lluvia impedía el uso de las terrazas, la única opción para inaugurar bares o restaurantes
Comentarios