municipio de jaca

La asociación de vecinos de Abay reclama al ayuntamiento el arreglo de su camino

El alcalde de Jaca lo enmarca en un orden de obras que prioriza los caminos que dan acceso a servicios públicos

Abay denuncia A-21
Los vecinos de Abay rechazaron un trazado que pasaba por el pueblo y se quedó como camino

La asociación de vecinos de Abay, población pedánea de la ciudad de Jaca, reclama el arreglo de un camino de 500 metros que sufre los desperfectos derivados de las obras de la autovía y que, denuncian, llevan 3 años pidiendo su arreglo. En 2018 los vecinos del pueblo votaron en contra de que se construyese por allí una salida de la A-21 y ahora, explican, “nos da la sensación de que estamos pagando una situación vengativa por parte del Ayuntamiento de Jaca”. El alcalde de la ciudad, Juan Manuel Ramón, niega ninguna decisión arbitraria y la explica en el orden establecido en la Comunisiónd e Medio Ambiente que, junto a los alcaldes pedáneos, elaboró un listado de obras en caminos y pueblos prioritarios en la que, explica, se acordó comenzar por los que diesen acceso a servicios públicos como depuradoras o depósitos de agua. “En eso se está, y de todas formas – añade el primer edil - hasta hace pocos años el ayuntamiento no intervenía en ningún camino y nosotros, desde el año pasado, comenzamos con una partida anual”.

El camino de Abay está lleno de socavones. Los vecinos de la asociación de Abay lamentan que todavía haya una docena de neumáticos viejos que dejaron tirados tras las obras de la autovía y los socavones que jalonan el trazado. En algunos se pueden acumular hasta 40 centímetros de agua cuando llueve”, denuncian. Creen que “el ayuntamiento de Jaca se debería de haber preocupado de que el ministerio competente rindiera cuentas del destrozo de un camino de conexión de uno de sus pueblos, y camino antiguo de Santiago, también conocido como camino Francés.”

Muestran su queja “al ver que se están arreglando otros caminos de pueblos, parcelarias y fincas particulares y nosotros nos vemos continuamente, y a pesar de nuestra insistencia, incapaces de arreglar un camino de conexión a una gran cantidad de fincas de trabajadores de la zona, conexión directa de nuestro pueblo con la autovía y una de las zonas más rápidas de acceso a la solana en el caso de que ocurriera un incendio o cualquier otro desastre.”

Por su parte, Juan Manuel Ramón, se remite a las prioridades establecidas en la comisión de medio ambiente y pueblos y alega que ese tramo no da acceso a servicios públicos ni es conexión entre dos núcleos, segunda de las prioridades que establece el listado, explica. “Nos quedan todavía caminos y si nos quedan fondos seguiremos por allí, pero ese camino no da acceso a un servicio público ni entre pueblos”, concluye.