turismo

Los turistas llenan las casas rurales, pero los hoteles no superan el 50% de ocupación

El mes más importante para el sector hotelero, agosto, reduce su ocupación a la mitad pero el turismo rural llena incluso zonas más alejadas

Siresa
Los alojamientos de zonas rurales no están notando la disminución del turismo que sí afecta a zonas urbanas

El sector de la hostelería está viviendo un verano atípico, y la comarca de la Jacetania no es una excepción. Las ocupaciones hoteleras del mes julio fueron “muy bajas”, explica el presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón, y en cuanto a agosto, un mes que tradicionalmente es de “ocupación total”, son mucho más bajas que en años anteriores, no superando el 50% de media. Algo diferente ocurre en los alojamientos de turismo rural, que roza el lleno. Ocurre en las zonas más turísticas y también en pueblos algo más alejados de los centros neurálgicos. Ansó, Hecho, Berdún o Santa Cruz de la Serós están al 100% y también localidades como Villanúa o Candanchú.

Amparo Lecumberri, del hotel Edelweis de Candanchú, habla de un julio “flojo” y ve un ligero incremento para el comienzo de agosto, pero la segunda quincena “está fatal”. Las reservas de última hora están siendo una tónica general incluso para agosto. Ocurre también en los hoteles Gran Hotel y Oroel de Jaca. El gerente de Inturmark, Pedro Marco, explica que están “moderadamente satisfechos dada la situación”, pero reconoce que los porcentajes están muy lejos a otros años. “Hay mucha menos gente entre semana, otros años estaríamos todos los fines de semana y puente llenos y ahora en torno al 50%”. La parte positiva, explican desde ambos hoteles, es que los clientes se van muy satisfechos.

Los fines de semana los aparcamientos de los espacios naturales están a rebosar y también se ve mucha gente en las calles de los pueblos. La sensación, explica Luis Terrén, presidente del ATVA, es que hay mucha gente de viviendas de segunda residencia y que los turistas prefieren viviendas de turismo rural. “Creo que la gente está cansada de tantas medidas de seguridad y en el monte se siente más libre”.

Comentarios