PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

Preocupación por la situación de la casa forestal de Biescas

El portavoz municipal de CHA destaca "el deterioro de un edificio, que es una seña identidad de la localidad. y en cualquier momento puede espaldarse"

Casa Forestal de Biescas
Casa de los forestales de Biescas


En una nota de prensa CHA Biescas muestra su preocupación por el estado de las casas forestales de Biescas y Escuer y pide que se busque una solución para rehabilitar los edificios y darles uso.

Ya en febrero de 2019, unos meses antes de la cita electoral de mayo, el entonces Alcalde de Biescas, informaba de la solicitud al Gobierno de Aragón de la rehabilitación de las antiguas casas forestales de Biescas y Escuer para destinarlas a viviendas de protección oficial en régimen de alquiler, puesto que no estaban prestando ningún servicio, o como alternativa, poder conseguir la cesión al Ayuntamiento del uso de estos dos inmuebles para que fuera el propio consistorio el que llevara a cabo esta inversión.

Francisco Campillo, portavoz de esta formación en el Ayuntamiento de Biescas, pone de manifiesto su preocupación “porque tras año y medio después del anuncio, estos edificios siguen sin uso y en el caso de la Casa Forestal de Biescas en cualquier momento puede espaldarse, y es que con la llegada del otoño, las lluvias, la nieve y el viento, podemos estar ante la última oportunidad para actuar antes de que se hunda la cubierta”.

Campillo recuerda que “en la campaña electoral de de mayo de 2019 la candidatura de CHA propuso ubicar en ese espacio la Oficina de Turismo y como complemento un pequeño espacio museístico sobre la fauna y la flora de nuestro valle, pero ahora la prioridad es salvar este edificio, y conseguir que preste un servicio al municipio cuanto antes”.

Los edificios citados responden al estilo constructivo de la Dirección General de Regiones Devastadas. La Casa Forestal de Biescas data de 1942 y tiene una superficie construida de 933 metros cuadrados y es la que presenta un peor estado de conservación. La Casa Forestal de Escuer, edificada en 1950 y que cuenta con 500 metros cuadrados, está mejor conservada, ya que fue acondicionada hace veinte años como oficina técnica de las obras de reposición de los daños provocados por el Barranco de Arás en 1996.