LABORATORIO

Sabiñánigo, centro europeo de referencia de investigación contra el lindano

Las obras de la derivación que asegurará el suministro de agua potable a las poblaciones aguas abajo de Sabiñánigo estarán concluidas en ocho meses

Inauguración del laboratorio de lIndano Sabiñánigo
Un momento de la visita de Javier Lambán al laboratorio instalado en el espacio Pirenarium de Sabiñánigo


El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha inaugurado este jueves el laboratorio para la descontaminación del lindano en el espacio Pirenarium de Sabiñánigo. Tras una inversión de un millón de euros y a la espera de que el Gobierno y la Unión Europea se impliquen en la descontaminación de los residuos generados por Inquinosa, Lambán asegura que el nuevo laboratorio "va ser un centro de referencia europeo para la lucha contra los compuestos orgánicos persistentes".

Lambán también ha anunciado que "en ocho meses estará concluida la construcción del baipás que garantizará el suministro de agua potable a las poblaciones situadas aguas abajo de Sabiñánigo" y que sufrieron cortes de abastecimiento como consecuencia de la contaminación por los residuos del pesticida.

La Administración aragonesa presento un plan estratégico con un conjunto de acciones concretas programadas hasta el 2040 y con una dotación económica prevista de 550 millones de euros, un programa en el que colaboran diversos centros de investigación y la universidad.

Hasta ahora, se han invertido 63 millones de euros en varios años en buscar una solución a este problema grave "para Europa y, desde Aragón, se ha trabajado en unas soluciones", declara el presidente, que reconoce que "durante un tiempo las soluciones eran puras improvisaciones" y "ni siquiera ahora se tiene el remedio concreto y definitivo, por lo que desde este laboratorio de Sabiñánigo se va a investigar".

Berta Fernández, alcaldesa de Sabiñánigo, considera que "este es un paso importante para iniciar el camino para olvidarnos esta problemática que surgió en una época en la que las medidas de seguridad no eran como las de ahora". Asegura que "desde hace tiempo, la ciudad serrablesa se ha empezado a conocer como un sitio medioambientalmente sostenible, haciendo realidad el ser una puerta abierta al Pirineo y un lugar perfecto para vivir".

En el marco del Plan Estratégico elaborado, el Gobierno de Aragón se marcó como objetivo no solo reducir la contaminación de forma paulatina sino hacer toda la programación para desmantelar la fábrica de Inquinosa en las proximidades de la localidad serrablesa. El objetivo ahora incluye el desmantelamiento de las instalaciones, la eliminación y gestión de los residuos que se generen sobre la superficie de las parcelas ocupadas por las instalaciones de Inquinosa, así como la descontaminación y recuperación de los suelos contaminados de la parcela.

La fecha fijada por el Gobierno de Aragón para esta acción es 2021 y el presupuesto estimado para realizarla supera los 20 millones de euros. En la planificación se plantea que 2019 se terminará el proyecto de desmantelamiento de edificios y de biorremediación de escombros in situ y el proyecto de descontaminación de suelos.

El desmantelamiento comprende tres hectáreas de suelo y 10.000 metros cuadrados de superficie de entre paredes y techumbre, mientras que en volumen se generarán 1.500 metros cúbicos de escombros contaminados. En los últimos tres años se han dado pasos muy importantes para el desmantelamiento, como la caracterización de suelos e instalaciones, el encapsulado de los residuos de la fábrica y el aspirado de las instalaciones, así como diferentes ensayos que tienen por objeto la descontaminación in situ de los residuos de Inquinosa.

El acto de este jueves ha contado con la presencia de los consejeros de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, y de Ciudadanía, María Victoria Broto, y de los responsables de las entidades de investigación que están colaborando, María Jesús Lázaro, como delegada del CSIC en Aragón; Luis M. García, Vicerrector de la Universidad de Zaragoza, y Javier Samper, catedrático de la Universidad de La Coruña.

Comentarios