monegros

Algo está cambiando en Los Monegros

Fuertes inversiones y nuevos proyectos empresariales en el territorio hacen prever un futuro alentador

Programa Hoy por Hoy realizado en Grañén
Programa Hoy por Hoy realizado en Grañén

El territorio de Los Monegros continúa siendo un espacio de peculiar y personal atractivo y de laboreo en torno al sector primario. Los tiempos cambian y los habitantes de esta tierra no son ajenos a ello. El futuro del territorio pasa por mejorar la productividad agroganadera y hacerla más competitiva y eficiente, dentro de un modelo sostenible. En los últimos días se han ido conociendo proyectos empresariales destinados, precisamente, a la diversificación del negocio o a la proyección de nuevas apuestas que se suman a otras ya existentes y que hacen prever un futuro alentador en una comarca, que como tantas otras, se empeña en no perder población. Acciones, proyectos e inversiones que parecen indicar que nos encontramos ante un nuevo Monegros.

El pasado viernes, la asamblea extraordinaria celebrada por los socios de la Cooperativa de Los Monegros daba luz verde, con el 74% de los votos, al proyecto de implantación de “Granjas de Gallinas Ponedoras Camperas”. Un proyecto que iniciaría este año su andadura y que prevé una inversión para los próximos años de 7.350.000 euros. En la primera de las tres fases previstas se tiene intención de realizar una granja con 15.000 gallinas y un centro de clasificación, con una inversión de 1.350.000 euros, más tres granjas en integración, presupuestada cada una en 250.000 euros y cuya inversión correría a cargo de los integrados. Este nuevo paso en el modelo de negocio de la cooperativa monegrina, que finalizado el proyecto inicial cifra en una producción de 4.000.000 de docenas de huevos, con 10 granjas en integración, más la granja de la cooperativa, se basa en la inquietud de los socios sobre la necesidad de participar en negocios relacionados con la ganadería. Además, esta cooperativa, que aglutina a más de 500 socios que se dedican a la producción, transformación y comercialización de cereales, cebada, alfalfa y maíz isogénico, destinado al consumo humano, que factura 45 millones de euros al año y emplea a unos 70 trabajadores en campaña, está inmersa en las obras de ampliación de instalaciones. Con una superficie de 9.200 metros cuadrados, las nuevas instalaciones tendrán capacidad para 40.000 toneladas de cereal, lo que permitirá la ampliación de la capacidad de almacenaje de la cooperativa, pero también una reducción de costes logísticos y la centralización de la gestión de la actividad. El nuevo centro logístico que está situado en el polígono industrial de Sariñena, frente a las oficinas centrales, entrará en funcionamiento en la próxima campaña y está pensado para clasificar cebada destinada a la fabricación de cerveza. Según José Víctor Nogués, “hay que estar en el mercado todo el año y bien preparados. Se trata de un centro ideado para vender productos de la cooperativa con calidad y trazabilidad”. La Cooperativa de Los Monegros invertirá cinco millones de euros en este nuevo centro, así como en la mejora de sus instalaciones en Villanueva de Sijena y en la remodelación de su planta de deshidratadora de alfalfa.

La industria avícola apuesta fuerte en Los Monegros. En Lanaja, la empresa holandesa Ovo Productos Weko ya tiene en marcha dos granjas y otras dos en construcción. El proyecto empresarial de la firma holandesa es mantener 180.600 gallinas ponedoras camperas, que vivirán en régimen de semilibertad, y que permitirá la creación de seis puestos de trabajo directos. La inversión prevista ronda los seis millones de euros.

En Grañén, desde el año 2009, una empresa familiar, “Corral de Monegros”, viene apostando por la producción de huevos de gallinas camperas, “huevos de calidad, de gallinas alimentadas con cereales de proximidad y que llevan a los hogares el sabor de toda la vida”, según comenta Carlos Conte, gerente de la explotación avícola. En la actualidad, la granja alberga a 10.000 gallinas ponedoras. Para poder abastecer la demanda actual, la empresa monegrina cuenta con granjas asociadas en Teruel, Tudela y Soria, cuyo producto pasa un riguroso análisis de calidad para poder ser distribuidos como “Huevos de Corral de Monegros”.

Y hasta la localidad de Frula, gracias al clima monegrino y a la posibilidad de encontrar una gran superficie, ha llegado el grupo inversor madrileño Natural Woody Crops, para poner en cultivo 530 hectáreas de almendros, con una inversión de 5,5 millones de euros, la creación de 12 empleos directos, y cuya producción entrará en 2019. Esta nueva explotación se une a las que el grupo inversor tiene en Cáceres, Badajoz y Ciudad Real y que abarca el cultivo de diversos frutos secos como almendra, pistacho o nuez. Según el director técnico de la empresa, Eugenio Roldán, “el proyecto tiene como referencia el sector de los frutos secos en California, donde el cultivo es muy especializado y alcanza unas medias de producción espectaculares, gracias a una importante dotación de agua, tanto en cantidad como en calidad, aunque no obstante, supondrá un ahorro respecto a las necesidades hídricas de los cultivos más predominantes en la zona como la alfalfa o el maíz”.

Un árbol frutal, el almendro, que también se está haciendo su hueco en Los Monegros. En San Juan del Flumen se plantaban recientemente más de 100 hectáreas de almendros.

Se trata pues de inversiones importantes en el territorio, que hacen contemplar con cierto optimismo el futuro de esta comarca y que podrán ayudar a frenar la pérdida de habitantes que se contabiliza año tras año. Desde la Comarca de Los Monegros se viene trabajando para que esta tendencia se de la vuelta aunque según Judith Budiós, presidenta de esta institución, “desgraciadamente todavía no se ven los frutos”. El pasado año, la comarca monegrina se saldó con 392 habitantes menos que el año anterior. Con todo, algo está cambiando en Los Monegros.

Comentarios