REGADÍOS

Firmados tres convenios para la modernización de regadíos en Los Monegros

Supondrán una inversión de 40 millones de euros para la modernización de 8.700 hectáreas

Las comunidades de regantes de Molinar de Flumen, Cartuja de San Juan y Orillena, dependientes de la Comunidad General de Riegos del Alto Aragón, han firmado este miércoles un convenio con la Sociedad Mercantil Estatal de Infraestructuras Agrarias, SEIASA, para la financiación, construcción y explotación de las obras de modernización de los regadíos. El convenio supondrá una inversión de 40 millones de euros sufragados al 50% entre las comunidades de regantes firmantes y SEIASA, además de la modernización de 8.700 hectáreas.

En el caso de de la comunidad de regantes de Cartuja de San Juan, con una inversión prevista de 20 millones de euros, se construirán dos balsas que servirán para modernizar el regadío de 2.000 hectáreas y un ahorro de entre un 10 y un 15%. Las obras comenzarán el próximo año y según su presidente, José Víctor Nogués, “servirán para que los jóvenes regantes mantengan la ilusión y se queden a vivir en los pueblos”.

En la comunidad de regantes de Molinar del Flumen, se construirá una balsa de 500.000 metros cúbicos para el regadío, con una inversión de 6 millones de euros de la que se beneficiarán 400 regantes y 4.700 hectáreas. Según su presidente, Felipe Gómez, la balsa estará finalizada en tres años y permitirá alcanzar “una eficiencia de riego muy elevada” y un ahorro de entre el 8 y el 10% de agua respecto al uso actual.

Por lo que respecta a Orillena, las obras comenzarán a finales de este año, con un coste de 14 millones de euros y de las que se beneficiarán 120 agricultores. Su presidente, Juan Rodríguez indicaba que se modernizarán 2.000 hectáreas, que permitirán un ahorro anual del 10 al 15% con respecto al agua usada actualmente y que se cifra en unos 15.000 millones de metros cúbicos al año.

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, que asistía a la firma, aseguraba que “el regadío español no puede escapar ni ser ajeno” a la tendencia que tiene cualquier actividad económica actual de buscar una mayor sostenibilidad. Según la ministra, “el desafío climático actual nos obliga a invertir en infraestructuras más eficientes de modernización de regadíos, porque hay que hacer más con menos agua”.

Comentarios