GANADERÍA

Las necropsias atribuyen a perros asilvestrados el último ataque a ganado en Tardienta

El informe destaca la existencia de una gran cantidad de mordiscos dispersos en los animales muertos

El estudio forense practicado por los técnicos del Centro de Recuperación de la Alfranca a los dos animales muertos, una oveja y una cabra, hallados en una explotación ganadera de Tardienta en la madrugada del pasado jueves, subraya que fue obra de uno o varios perros asilvestrados y no del lobo. Según la necropsia, los animales presentaban “una gran cantidad de mordiscos dispersos en espalda, cuello y mandíbula”, lo que hace indicar que sería un perro o perros los autores del ataque, ya que el lobo suele matar de una única mordedura que provoca la asfixia del animal.

El pasado mes de abril, también en el término municipal de Tardienta, sucedió algo similar. En esa ocasión, el ataque a una explotación ganadera, que se saldó con la muerte de cuatro ovejas y una cabrita, fue autoría de perros salvajes, según los resultados de la necropsia.

Comentarios