Cartuja de monegros

Medio siglo de la Cartuja de Monegros recogido en un libro

La publicación recoge 80 testimonios ofrecidos por colonos de primera y segunda generación

Presentación del libro "La Cartuja de Monegros, 50 años echando raíces"
Presentación del libro "La Cartuja de Monegros, 50 años echando raíces"

En Los Monegros varias han sido las localidades que han celebrado el día de San Isidro: Sodeto, Albalatillo, Montesusín, Perdiguera, Poleñino o San Lorenzo del Flumen han sido alguna de ellas. En Sariñena, como cada año, niños, jóvenes y adultos elaboraban vistosas carrozas adornadas con ramas de chopo que llenaban la explanada situada junto a la ermita de Santiago. Pero en la jornada de romerías ha habido un enclave muy especial; el del monasterio de la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes. Hasta aquí acudían vecinos de Sariñena, Lanaja, San Juan del Flumen o Cartuja de Monegros. Para estos últimos, esta tradicional romería tenía este año un significado muy especial al presentarse el libro “La Cartuja de Monegros, 50 años echando raíces”.

La emoción entre los vecinos de la Cartuja de Monegros presidía la jornada romera al monasterio monegrino. Y es que no era para menos; se presentaba la historia del pueblo de colonización en su primer medio siglo de vida a través de la publicación de un libro con 80 testimonios, en su mayoría ofrecidos por colonos de primera y segunda generación, que llegaron con un mismo anhelo: echar raíces y prosperar. Las autoras de este trabajo, dos monegrinas que repiten experiencia tras realizar un primer libro en torno a la localidad de Curbe, la periodista Patricia Puértolas y la investigadora Gemma Grau, explican en su trabajo las vicisitudes que tuvieron que lidiar los colonos, que supieron superar con tesón, unión y solidaridad, señas de identidad que todavía caracterizan a estos pueblos de colonización. La publicación cuenta con un centenar de fotografías antiguas procedentes de diferentes archivos públicos, así como de los álbumes familiares de los vecinos de La Cartuja de Los Monegros. Prologada por la escritora local, Marta Armingol, ganadora en la categoría comarcal del Certamen de Relatos Cortos “Tierra de Monegros”, cuenta también con la colaboración de José María Alagón, doctor en Historia del Arte, vecino de San Jorge y experto en los pueblos de colonización, que ha escrito el primero de los siete capítulos, que ayuda a contextualizar la experiencia vital de sus protagonistas. Por otro lado, el fotógrafo Pablo Otín es el autor de las imágenes del capítulo dedicado a La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes, así como de un collage final en el que aparecen los actuales vecinos de la localidad.

La publicación está impulsada por la Asociación del 50 Aniversario de La Cartuja de Monegros y ha contado con el apoyo de la Diputación Provincial de Huesca, la Comarca de Los Monegros y el Ayuntamiento de Sariñena.

La romería a la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes contaba con la asistencia del presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, quien en la presentación del libro destacaba que “hoy, el medio rural de la provincia necesita de oportunidades para asentar población". Gracia comparaba la situación el pasado siglo XX con el actual para señalar que “si entonces las infraestructuras para el regadío contribuyeron a asentar población, a atraer nuevos pobladores como los colonos; para la sostenibilidad territorial y para generar economías más igualitarias, el futuro pasa hoy porque las tecnologías no sean una brecha digital con respecto al medio urbano y se conviertan en la pieza clave para la igualdad de oportunidades en el medio rural”. Para el presidente de la Diputación oscense “si en el siglo pasado, con menos recursos y con instituciones mucho más débiles, fuimos capaces de frenar el abandono de una parte del territorio y ofrecer posibilidades a las clases sociales menos favorecidas, hoy, el Gobierno central, con más recursos, tecnologías y conocimientos, no tiene excusas para negar las demandas que se exigen desde el medio rural”. Gracia en su intervención quiso hacer visible “el esfuerzo que supuso para los colonos adaptarse a una situación compleja donde todo estaba por hacer y supieron, con acierto, repoblar zonas desérticas y abanderar una de las mayores transformaciones con nuevos paisajes y nuevas economías”.

Comentarios