ejército

Huesca habría acogido este sábado la celebración del Día de las Fuerzas Armadas

El alcalde dijo en su día que la ciudad lo volverá a solicitar para el año que viene

Desfile del Ejército el Día de las Fuerzas Armadas
Carros de combate en un desfile del Día de las Fuerzas Armadas llevado a cabo otro año


La pandemia del coronavirus y la declaración del Estado de Alarma llevaron al Ministerio de Defensa a suspender la celebración del Día de las Fuerzas Armadas, que debería haberse celebrado este sábado 30 de mayo en Huesca, con la presencia de los Reyes de España presidiendo el gran desfile de todos los cuerpos militares que, con unos 2.500 efectivos habría recorrido una avenida de la capital oscense. La comunicación de la anulación por parte del Ministerio llegó el 6 de abril, y para entonces se indicaba que, aunque era probable que para el 30 de mayo se hubiera levantado el Estado de Alarma, (algo que, en realidad, todavía no ha ocurrido), sería difícil que a esas alturas se pudieran autorizar grandes concentraciones con las que llevaba la celebración de este día, que es el acto más importante que el Ejército lleva a cabo al año. El alcalde Luis Felipe decía al día siguiente que Huesca volvería a pedir para el año que viene esta celebración.

Fuentes militares consultadas han confirmado que esta suspensión fue una dura decisión después de todo el trabajo que se estaba realizando. Los preparativos que se estaban llevando desde Madrid por parte del Ministerio de Defensa, estaban muy adelantados. Cada semana se celebraban reuniones para avanzar en la organización y en el cierre de todos los detalles. La Casa Real era la encargada de dar el visto bueno final, y tras la aprobación por parte del Estado Mayor de la Defensa, el 16 de marzo la Ministra de Defensa Margarita Robles tenía que firmar la orden de celebración del Día de las Fuerzas Armadas en Huesca. La declaración dos días antes del Estado de alarma lo paralizó todo.

La designación de Huesca, según apuntó en su día el departamento que preside Robles, era un reconocimiento a la ciudad y a su ciudadanía por la inmejorable acogida que están prestando al plan de traslado del Cuartel General de la División Castillejos al acuartelamiento Sancho Ramírez.

Muchas de las cuestiones necesarias para esa conmemoración estaban ya ultimadas, además de actividades programadas e incluso las contrataciones que había realizado el Ministerio de Defensa para abordar la organización del desfile con los diferentes montajes de gradas o de la tribuna que había que hacer. Los oscenses esperaban conocer la decisión final sobre el recorrido del desfile, algo que no se comunicó. Se decía que debía ser por una avenida que por tamaño y anchura permitiese el paso de esa gran cantidad de militares, además de vehículos y carros blindados. Se barajaban varias opciones, entre ellas la avenida Martínez de Velasco o Juan XXIII.

Para decidir el recorrido del desfile, se analizó la ciudad a través de vistas aéreas de Google Maps y se comprobaban todos los condicionantes, como seguridad, cálculo de recorridos, cabida de los vehículos blindados e incluso garantías de que no había aparcamientos subterráneos que pudiesen sufrir algún problema con el peso de las 60 toneladas de cada blindado que iba a desfilar.

Comentarios