igualdad

38 años sufriendo violencia machista: "Todo empezó por unas malditas cortinas. Ahí me dio la primera bofetada"

Concha, víctima de violencia machista, forma parte del colectivo Somos+ de Zaragoza y que ahora aterriza en Huesca

El Colectivo Somos+ se presenta en Huesca, donde ahora tendrán portavoces oficiales
El Colectivo Somos+ se presenta en Huesca, donde ahora tendrán portavoces oficiales

Concha tiene 67 años y durante 38 su vida fue un "infierno", como la califica, y también la de sus hijos, porque son víctimas de violencia de género. "Todo empezó por unas malditas cortinas. Ahí me dio la primera bofetada. Después me ha cogido del cuello, me ha intentado atropellar, me ha dicho que soy una "mierda", que no servía para nada, para que pensemos que no valemos para nada. Yo he estado muchos años pensando que tenía razón. Y él va de víctima por la calle, pero en casa era un diablo", cuenta.

Hace tres o cuatro años que dio el primer paso y dijo basta. Busco ayuda legal y moral y rompió el silencio que la atormentaba. "Yo no soy la rata que me tengo que esconder. Los que se tienen que esconder son ellos", pensó cuando tomó la decisión. "Me dije que me pasara lo que me pasara, yo no me quedaría en casa", señala.

La historia de Concha, Natalia y otras sobrevivientes de la violencia machista que forman parte del colectivo Somos+

Más de once juicios, varias órdenes de alejamiento y en abril de este 2021, su maltratador ingresó en la cárcel. Falleció de un infarto dentro, como asegura Concha, y solo ahora "me siento una mujer libre. Me ha cambiado la vida en todos los aspectos. Ahora voy sin mirar atrás. Antes hasta mi sombra me daba miedo", explica la víctima.

Cree que a la Justicia le queda mucho por avanzar en cuestiones de igualdad, aunque se siente agradecida de formar parte del colectivo Somos+ de mujeres sobrevivientes de la violencia de género. Formado por mujeres que han pasado por una situación similar a la de Concha, nace en 2013 para poder apoyar a otras. Ahora tienen también voz en Huesca, para "que las mujeres que están siendo víctimas acudan a nosotras, confíen en nosotras y tengan a quien consultar cuando tomen la decisión", añade Natalia Morlas, su presidenta. Presentaban la iniciativa este miércoles en el Centro Cívico Santiago Escartín, para ayudar a mujeres, hijos e hijas. "Entendemos que es el momento de ayudar en todo el territorio", concluyen.

El 016 es el teléfono contra la violencia machista. La llamada es gratuita y no aparece en la factura, pero conviene borrar el número de la lista de llamadas