empresa

APISA construirá en Rumanía una de las mayores deshidratadoras de Europa

La instalación contará con tecnología totalmente oscense

Planta deshidratadora en Rumanía de APISA
Deshidratadora ya construida en la zona, a 7 kilómetros de donde se ubicará la nueva que levantará APISA


La empresa oscense APISA va a construir para una explotación agrícola en Rumanía la mayor deshidratadora de alfalfa que se ha hecho nunca en Huesca, y que supondrá que, en una planta se concentre la mayor producción de las deshidratadoras europeas. Se ubicará en una parcela de 7 hectáreas, en las que tan solo una de las naves de producción tiene media hectárea de tamaño. En conjunto, esta planta será una de las más grandes de Europa.

La tecnología principal de la deshidratadora, que costará varios millones de euros, es diseño oscense, complementado con otros equipos, todos ellos de fabricación nacional. Esta será la novena planta de estas características, aunque la de mayor tamaño, que se instala por parte de la empresa de Huesca en Rumanía. APISA trabaja en el país del este de Europa desde 2011.

La deshidratadora se ubicará en Insula Mare, en la región rumana de Braila, en el inicio del delta del río Danubio. El encargo a APISA llega del grupo empresarial Al Dharta, de Emiratos Árabes Unidos, con quienes ya trabajan habitualmente, y se destinará para Agricost, que recientemente ha sido adquirida por el grupo emiratí.

El gerente de APISA, Juan José Ayerbe, indicaba que llevan una trayectoria continuada de servicio, y todos los meses tienen gente de la empresa trabajando allí. Tanto es así que ya cuentan incluso con un piso en propiedad en Bucarest.

Los problemas para contar con agua de regadío, dado que debido a su carencia, esta se destina exclusivamente a agua de boca, han llevado a empresas de países como Arabia Saudí o Emiratos Árabes Unidos a salir de ellos y buscar en otras zonas como Argentina, Europa del Este o Estados Unidos, miles de hectáreas en las que poder cultivar de forma masiva alfalfa o también maíz para poder mantener la alimentación de sus animales. Ese cultivo conlleva también el contar con potentes deshidratadoras como la que ahora construirá APISA en Rumanía.

Comentarios