SAN LORENZO 2019

Cincuenta denuncias por seguridad ciudadana y ocho detenidos por peleas

Hay 39 denuncias por tenencia y consumo de droga, 6 por porte de armas prohibidas y 5 por la comisión de actos incívicos

Policía Nacional
La coordinación de la Policía Nacional y la Policía Local ha permitido garantizar el buen desarrollo festivo

La coordinación entre Policía Nacional y Policía Local durante las fiestas de San Lorenzo es necesaria por la gran afluencia de público en estos días.

Las cifras hablan por sí solas: 50 denuncias a lo largo de los siete días festivos, de las que 39 son por tenencia y consumo de droga, 6 por porte de armas prohibidas y 5 por la comisión de actos incívicos.

Durante estas fiestas patronales se ha detenido también a seis personas relacionadas con peleas y altercados, a los que se sumaron otros dos detenidos por atentado a agente de la autoridad en la madrugada del día 15 mientras mediaban en una discusión.

Asimismo, está todavía en curso una investigación por una agresión ocurrida la madrugada del día 13 de agosto, y cuya víctima se encuentra en estado grave en la UCI del hospital Clínico de Zaragoza.

También se recibieron dos denuncias por delitos contra la libertad sexual. Una de las denuncias se resolvió con la detención del autor de los hechos, acusado de un presunto delito de abuso sexual; en el otro caso, la investigación determinó que los hechos ocurridos no eran constitutivos de delito ni infracción alguna, y que no se correspondían con lo denunciado, retirando de hecho la denunciante su denuncia.

El dispositivo planificado prestó también especial atención a la manifestación del colectivo antitaurino, disponiéndose un despliegue policial conformado por agentes de la Unidad de Intervención Policial, que permitió que esta manifestación se realizara sin incidentes y con una plena garantía de los derechos fundamentales.

También agentes uniformados de paisano han estado presentes en los principales actos, en las vaquillas y eventos taurinos, espectáculos públicos, mercadillo, recinto ferial, Palacio de Congresos y centro de la ciudad, con el objetivo de garantizar la total normalidad de estos eventos y para ofrecer al ciudadano una presencia inmediata, lo que ha permitido prestar gran cantidad de servicios asistenciales y humanitarios.

Pero no solo los espacios protagonistas de las fiestas y que acogen a la congregación de los asistentes han sido protegidos policialmente, sino que también lo han sido las zonas residenciales de la periferia y polígonos industriales, reforzándose la vigilancia de las mismas para prevenir robos.

Asimismo los agentes han velado porque los establecimientos cumplieran con las medidas de seguridad adecuadas y su personal se encontrara trabajando cumpliendo los requisitos administrativos preceptivos, realizándose inspecciones por parte del Grupo de Seguridad Privada y del Grupo de Extranjeros, en conjunto con la Inspección Provincial de Trabajo.

Comentarios