sucesos

Condenado el exconcejal del PP Luis Irzo por maltrato a su familia

La sentencia le atribuye cuatro delitos de violencia habitual, le absuelve de los delitos de violencia de género, violencia doméstica e injurias leves

Irzo el día de su toma de posesión como concejal del Ayuntamiento de Huesca
Luis Irzo

El titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Huesca, ha impuesto una condena de siete años de cárcel y cinco de inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad a Luis Irzo, concejal del PP en el Ayuntamiento de Huesca entre 2011 y 2016. La sentencia atribuye a Irzo cuatro delitos de violencia habitual y le absuelve de los delitos de violencia de género, violencia doméstica e injurias leves.

Los hechos por los que ha sido condenado se remontan a octubre de 2016, cuando el exconcejal fue detenido en la capital oscense por la Policía Nacional acusado de agredir a su mujer y a sus tres hijos menores de edad. Entonces, Irzo negó los hechos, tanto en comisaría como ante el juez de guardia, que lo dejó en libertad un día después del arresto con una orden de alejamiento de 500 metros de su familia. Unas horas después de recuperar la libertad, Irzo dejó su cargo público y el PP.

En el juicio, el exconcejal volvió a negar los hechos que se le atribuían, y presentó un informe psicológico de la denunciante para restarle credibilidad. Sin embargo, el magistrado dio credibilidad al testimonio de la denunciante. Según queda plasmado en la sentencia, el relato de la mujer "cumple sobradamente los requisitos mencionados y merece plena credibilidad". Además, el juez se apoya en los informes de las psicólogas y forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón y en el relato de los hijos de la pareja. "Los tres niños ofrecieron numerosos detalles y se explican de forma creíble de acuerdo con la edad que tienen", afirma el magistrado refiriéndose a los testimonios que los niños prestaron en 2016, un mes después del arresto de su padre.

En la sentencia, publicada por ‘El Periódico de Aragón’, el juez también detalla que tras el nacimiento de su primer hijo, el expolítico sometió a su esposa a "menosprecios". "Se dirigía a ella a gritos y con actitud agresiva, insultante e intimidatoria", describe el juzgador, que añade que Irzo llegó a decirle que "se había deformado durante el embarazo y que le daba nueve meses más para que se recuperara". De acuerdo con el fallo, el maltrato no fue solo verbal. El juez destaca agresiones físicas tanto a su entonces esposa como a sus tres hijos.

El fallo no es firme. De hecho, la defensa ya trabaja en el recurso que interpondrá en la Audiencia Provincial de Huesca.

Comentarios