huesca

Desmantelados dos pisos en la calle Valencia desde los que se suministraba marihuana a jóvenes y menores de edad

La Policía Nacional detuvo a cuatro personas por tráfico de drogas y a una quinta por atentado a agentes de la autoridad

operativo piso drogas calle Valencia
En el operativo participó medio centenar de policías nacionales y locales


Agentes de la Policía Nacional, con la operación desarrollada este miércoles, desmantelaron dos pisos en la calle Valencia del barrio del Perpetuo Socorro de Huesca, desde los que se suministraba marihuana a jóvenes y menores de edad. La operación se salda con cuatro detenidos por tráfico de drogas y uno por atentado a agentes de la autoridad al intentar esconder y defender a uno de los detenidos que intentó huir por estar reclamado judicialmente para ingresar en prisión. Se han aprehendido 81 plantas de marihuana, 150 gramos de cogollos, balanzas de precisión y demás útiles para la venta al por menor, un armario para el cultivo indoor, armas blancas y varias bicicletas y terminales de telefonía móvil que podrían proceder de delitos contra el patrimonio.

Las investigaciones se iniciaron al recibirse diversas informaciones anónimas que alertaban a la Policía Nacional de que una de las viviendas con mayor conflictividad social del barrio se había establecido como punto de venta de drogas y que era frecuentada mayormente por jóvenes y menores de edad. Los agentes de la Brigada de Policía Judicial de Huesca confirmaron esta información, constatando que varios miembros de un clan familiar se estaban dedicando al suministro de sustancias estupefacientes. En sus funciones eran auxiliados por el resto de la red familiar, con una constante presencia en la calle, alertando cuando alguna dotación policial se acercaba a la zona.

Los investigadores observaron un continuo trasiego en este edificio por parte de jóvenes, muchos de ellos menores de edad, a los que les era aprehendida la marihuana que acababan de comprar en estas viviendas. Asimismo, averiguaron que algunos de estos menores cometían hurtos, principalmente de bicicletas y terminales de telefonía móvil, para poder pagar la droga adquirida. De hecho, se han recuperado cuatro bicicletas sustraídas que varios menores habían escondido en el portal de una finca para poder entregar a cambio de droga en dichas viviendas.

Una vez se confirmó que los miembros de este clan se estaban dedicando a la venta de marihuana, principalmente a jóvenes y menores de edad, los investigadores solicitaron autorización judicial para la entrada y registro en estos domicilios, y establecieron un dispositivo especial para garantizar la seguridad y el orden durante la operatividad policial. En el mismo participaron 50 agentes de la Comisaría Provincial de Huesca y de la Unidad de Prevención y Reacción de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, contando asimismo con la colaboración del Cuerpo de la Policía Local de Huesca que procedió al corte al tráfico de las calles adyacentes.

Durante los registros efectuados los agentes intervinieron: 81 plantas de marihuana, 150 gramos de cogollos de marihuana, balanzas de precisión y demás útiles para la venta al por menor de marihuana, un armario para el cultivo indoor de marihuana, armas blancas, y varias bicicletas y terminales de telefonía móvil, que están siendo objeto de estudio para averiguar su procedencia.

Resultado de esta investigación, se ha procedido a la detención de cuatro miembros del clan familiar como autores de un delito de tráfico de drogas. Asimismo, se detuvo como autor de delito de atentado a agentes de la autoridad al vecino que escondió en su vivienda al investigado reclamado y que se enfrentó a los agentes policiales que iban a detenerlo.

Además, a uno de estos detenidos, le constaba una orden judicial para ser detenido e ingresado en prisión. El mismo había sido condenado en sentencia firme por el atentado a agente de la autoridad cometido en marzo del año 2015, cuando disparó desde su vivienda con una escopeta de aire comprimido a un agente de la Policía Local de Huesca que se encontraba patrullando.

El mismo había evadido su entrada en prisión, por lo que los investigadores preveían que pudiera intentar huir para evitar su detención. Por tal motivo, antes de que por parte de las Unidades de Prevención y Reacción se procediera a la entrada sorpresiva en las viviendas, el resto de integrantes del dispositivo establecieron un perímetro alrededor de la finca con el objetivo de evitar una posible huida de este investigado por el patio trasero del inmueble.

En el momento en que unos agentes derribaron las puertas de las viviendas a registrar, los apostados en el patio trasero observaron cómo este individuo se descolgaba desde su ventana y se introducía en la vivienda de su vecino de abajo que tenía la ventana abierta.

Inmediatamente, los agentes acudieron a este domicilio para apresar al reclamado. Si bien, el dueño de la vivienda se negó a facilitar la entrada de los policías, y estos tuvieron que derribar la puerta para acceder a la vivienda donde se había guarecido el investigado. El propietario trató de impedir el paso de los policías y les intentó agredir, no consiguiéndolo por la rápida actuación de los agentes, siendo detenido por un delito de atentado a agentes de la autoridad.

Estos momentos de obstrucción fueron aprovechados por el reclamado para salir nuevamente por una de las ventanas y trepar por un canalón de aguas pluviales de la fachada hasta el tejado del edificio, recorriendo las azoteas de este bloque y los colindantes hasta que logró introducirse en una vivienda ático, lugar donde fue localizado por los agentes agazapado bajo una de las camas de la vivienda.

Intervención policia nacional Huesca
Comentarios