MONTAÑA

Disfrutar de la montaña con seguridad y una nueva guía

El IAJ acaba de lanzar una guía para la planificación y ejecución de actividades senderistas en el medio natural

Panorámica del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido desde Torla.
Montañas más seguras este verano con una nueva guía


El Instituto Aragonés de la Juventud (IAJ) lanza este año, como novedad, la “Guía para la planificación y ejecución de actividades senderistas en el medio natural”. Se trata de una guía didáctica elaborada a través del Convenio Montaña Segura en la que se recogen recomendaciones, consejos, requisitos legales y materiales de apoyo y que está disponible en formato digital.
 
Con la aprobación de la nueva normativa que regula las actividades juveniles de tiempo libre en la Comunidad Autónoma de Aragón en su modalidad de acampadas, colonias y campos de trabajo , el IAJ está realizando diversas acciones de divulgación, formación y prevención acordes a los nuevos requisitos exigibles. Entre ellas se encuentra la elaboración de esta guía que plasma aspectos previos a la realización de la actividad y los que ocurren durante el desarrollo de la misma. Adrián Gimeno, director del IAJ, asegura que informar y prevenir son los argumentos de la guía.

La guía propone el lema “planifica tu actividad, equipa tu mochila y actúa con prudencia”, que debe ser utilizado si se sale a la montaña como monitores, de manera habitual, pero también si se hace de forma esporádica. Además, si la actividad que se está planificando se va a realizar con menores, es aconsejable protocolizar esos tres pasos e implicar con ello a todo el equipo de monitores.
 
La guía está dividida en cuatro bloques: planificación de la actividad, equipando la mochila, actuando con prudencia y, por último, ¿y si ocurre un accidente? Al estar editada en formato digital, se incluyen diferentes enlaces y códigos QR que permiten ampliar la información ofrecida.
 
Planificación de la actividad
 
En este primer bloque se desarrollan aspectos relativos a la información previa, los peligros que puede conllevar realizar este tipo de actividades o la adaptación de la actividad a las características del grupo.
 
Se incluye una serie de fuentes de información que pueden ayudar a planificar la actividad, como mapas, blogs o páginas web. Sobre los peligros que entrañan las actividades en el medio natural, la guía ofrece ejemplos distinguiendo entre los peligros objetivos (tormentas y rayos, niebla, humedad, vientos, bajas temperaturas, altas temperaturas, caída de materiales, fauna y flora, oscuridad o cruce de ríos) y los subjetivos, que son aquellos cuya responsabilidad recae en la actuación humana (sobrestimación de las capacidades de monitores y menores, errores de apreciación en el proceso de planificación y diseño de la ruta, enfermedades, lesiones y formación, equipación o forma física insuficientes).
 
Asimismo, este apartado contiene métodos para diseñar rutas y consejos para adaptarlas al nivel de todos los participantes, para leer mapas, calcular distancias, desniveles y tiempos parciales y totales, así como consejos sobre cuándo y dónde buscar información meteorológica.
 
Equipando la mochila
 
Los aspectos contemplados en este segundo bloque son aquellos fundamentales para el buen desarrollo de la actividad, tales como materiales personales, y los que favorecen la seguridad del grupo. Incide en la importancia de preparar previamente el equipo que se va a necesitar: protección contra las inclemencias, calzado, mochila, comida y bebida, etc.
 
Dentro del material de seguridad que se debe incluir, la guía aconseja sistemas para orientarse (mapa, brújula y GPS) y sistemas para comunicarse (teléfono, radio, emisoras de corto alcance o dispositivos de seguimiento). Además, se aconseja llevar encima un botiquín de primeros auxilios, así como otros materiales de mantenimiento y reparación que pueden resultar de gran utilidad tales como aguja e hilo, imperdibles, pegamiento o cinta americana o cordino fino.
 
Actuando con prudencia
 
Este tercer bloque está centrado en la importancia del liderazgo y de la toma de decisiones y pone especial atención en la anticipación de las condiciones meteorológicas (lluvia, humedad, tormenta eléctrica, niebla, altas temperaturas, posible caída de materiales, problemas derivados de la fauna y la flora o ante la oscuridad o el cruce de río con caudal elevado). La guía incluye también en este punto consideraciones para la conducción del grupo (elección del itinerario y táctica, ritmo, descansos) y para motivar y ayudar a todos los miembros.
 
¿Y si ocurre un accidente?
 
Así como los tres primeros bloques van enfocados a favorecer un buen desarrollo de las actividades y a la prevención de cualquier situación de riesgo que pudiera surgir, este bloque ofrece pautas e indicaciones de actuación que se deben seguir en caso de que se produzca un accidente. Se explica cómo proteger el entorno y al accidentado, cómo avisar al servicio de emergencias y dar las coordinadas o de qué modo se puede socorrer al accidentado.

Comentarios