HUESCA

"El alcohol solo te lleva a la cárcel, al cementerio o al manicomio"

El grupo de Alcohólicos Anónimos Huesca celebra su sexto aniversario con la jornada de convivencia e intercambio de experiencias

Tubo de Huesca
Resulta difícil encontrar soluciones para el alcoholismo / PEDRO ETURA HERALDO DE ARAGÓN

El problema es más grave de lo que parece. La falta de información hace que muchas personas afectadas no caigan en la cuenta de la importancia de "curarse" de una enfermedad, tal y como la califica la Organización Mundial de la Salud, que puede causar problemas en todos los ámbitos de la vida. Se trata del alcoholismo. Josechu lleva 33 años y un mes sin probar ni una gota de alcohol, una droga que le llevó a situaciones muy graves y preocupantes. Empezó considerándolo un vicio pero cuando recurrió a Alcohólicos Anónimos descubrió todas las dimensiones de esta lacra y supo cómo ponerle solución. Hoy lo recuerda como una de las decisiones más acertadas de su vida.

Josechu, fue alcohólico
JOSECHU 1 ALCOHOLICO 20

Josechu es una de las personas que participaban este domingo en la conmemoración del sexto aniversario del grupo de Alcohólicos Anónimos en Huesca. Una jornada que servía para intercambiar experiencias y recordar cómo ha mejorado la vida de estas personas. Entre ellas, Cristina describe la realidad del alcoholismo con frases muy duras pero que con el tiempo ha conseguido comprender. En primer lugar que “el alcohol solo te lleva a tres sitios: a la cárcel, al cementerio o al manicomio” y lo argumenta porque es “una enfermedad que te engaña, te atrapa y te hace adicto” sin que en muchas ocasiones la persona afectada se dé cuenta de ello.

Cristina, fue alcohólica
CRISTINA 1 ALCOHOLICO 20

Otro de los testimonios que revelan la realidad oculta o desconocida sobre la adicción al alcohol es Sergio. Se trata de una persona joven que bebía sin control de forma prematura y no sabía darse cuenta ni tenía las herramientas necesarias para sobreponerse a este problema. Desde que tomó conciencia de su situación y entró en contacto con Alcohólicos Anónimos, le costó seis meses paliar la necesidad de beber en cualquier momento del día y sin control. Ahora lleva varios años sin probar ni una sola gota y reflexiona sobre ello.

SERGIO 1 ALCOHOLICO 20

Sus apellidos no importan. De hecho uno de los valores en la filosofía de la Asociación Alcohólicos Anónimos es que nadie conozca los apellidos de sus semejantes, de quienes han sufrido el problema. Por ese motivo, Josechu, Cristina y Sergio pedían a este medio de comunicación que no se especificase su nombre completo.

Comentarios