huesca

El barrio de San Lorenzo protesta por la falta de limpieza de nieve y hielo tras Filomena

Zonas del barrio de San Lorenzo todavía con nieve
Zonas del barrio de San Lorenzo todavía con nieve
Zonas del barrio de San Lorenzo todavía con nieve
Zonas del barrio de San Lorenzo todavía con nieve


Cinco días después de la gran nevada que cubrió las calles de Huesca, los efectivos del PEMUVI siguen trabajando para limpiar calles y calzadas, pero hay zonas a las que todavía no se ha llegado, a pesar de que se han abierto caminos, en algunos casos muy pequeños, para pasar. La presidenta de la Asociación de Vecinos de San Lorenzo, Cristina Betrán, recordaba que en muchas zonas de su barrio todavía no se ha procedido a la limpieza o esta es deficiente, algo que se vuelve además peligroso en zonas con poca luz.

Las zonas más sombrías de la plaza de Navarra, la calle de San José de Calasanz y la pequeña plaza que une esta calle con la del Parque, o numerosas calles de la zona de los Olivos siguen teniendo mucha nieve y hielo. Betrán también protestaba por las grandes bolas, fruto de amontonar mucha nieve, ante establecimientos como la Granja Anita o el bar Apolo, algo que en el centro de Huesca no debería hacerse.

Añadía que estos problemas se ven incrementados con la mala iluminación del barrio que, con farolas de led y además muy altas, dejan amplias zonas muy oscuras y con gran peligro.

Plaza interior de la calle José Mª Lacasa, llena todavía de nieve y hielo
Plaza interior de la calle José Mª Lacasa, llena todavía de nieve y hielo

Pero no es el único punto. Vecinos de la calle José María Lacasa denuncian que hay plazas interiores con salida a esa calle y a Lanuza, con entradas además a edificios y con mucho tránsito de personas, donde no ha llegado la limpieza, y siguen llenas de nieve ya convertida en hielo, con el peligro que ello conlleva. 

Por otro lado, la presidenta de la asociación protestaba una vez más por el mal estado en el que se encuentra el asfalto de las calzadas de la plaza de Santa Clara y de la calle Cavia, lleno de baches y parches, que se ven agravados con la nieve, el hielo y la lluvia. Una situación que se prolonga desde hace años.

Cristina Betrán cree que no es suficiente con los trabajos de reasfaltado que se van haciendo año tras año, puesto que los problemas persisten.