HUESCA

El Castillo de Montearagón ensalza su rica historia como Panteón Real

Este domingo se celebran 175 años del traslado de los restos del Rey Alfonso El Batallador al actual Panteón Real de San Pedro el Viejo

Castillo de Montearagón
Castillo de Montearagón

La fortaleza que ejerce como emblema de la ciudad de Huesca se erige este domingo con fuerza como el Panteón Real que fue. Se cumplen 175 años desde que los restos de Alfonso El Batallador se trasladaron desde el Castillo de Montearagón a San Pedro el Viejo. Es una oportunidad para volver a poner sobre la mesa la reivindicación de la Asociación de Amigos del Castillo y el Ayuntamiento de Quicena, que reclamaban al Ejecutivo aragonés que incluyera este punto patrimonial en la Ruta turística de Panteones Reales y que, hasta el momento, no han obtenido respuesta afirmativa.

Antonio Turmo, Pte. Asociación de Amigos del Castillo de Montearagón
TURMO 1 RESTOS 09

El Castillo de Montearagón albergó los restos de Sancho Ramírez y Alfonso I, por lo que consideran que se debe reconocer su importancia histórica en el reino y en la Corona de Aragón y otorgarle la dignidad que merece esta fortaleza. Ahora se encuentra en situación de ruina desde hace muchos años. El próximo 2019 comenzará, previsiblemente, la ejecución de la inversión de 1,6 millones de euros del Ministerio de Cultura para la consolidación de la fortaleza y confían en que el respaldo continúe en el futuro para adecentar un Castillo que tendría “un gran éxito” si se ofrecen las condiciones adecuadas para establecer visitas.

TURMO 2 RESTOS 09

El alcalde de Quicena, Javier Belenguer solicitó una reunión con el presidente autonómico, Javier Lambán, y le adjuntó en su escrito argumentos historiográficos procedentes de la Crónica de San Juan de la Pña y del Discurso de la Fundación Estado de la Real Casa de Montearagón, redactado en 1619 por Juan Segura, canónigo del castillo- monasterio.

La Crónica pinatense certifica que en su condición de Capilla Real, Montearagón albergó los restos de dos de los cinco reyes privativos de Aragón, Sancho Ramírez y Alfonso I, así como miembros de la alta nobleza secular y religiosa.

En la actualidad, esta fortaleza no alberga restos de la realeza, pero aún así, opina Belenguer, no se puede "abordar la historia con simplismo y hurtar el castillo- abadía de una promoción que merece".

El alcalde de Quicena recuerda además que "por otro lado, las circunstancias del Panteón Real de Montearagón son iguales que las del de Sijena: ambos albergaron restos de monarcas de la Casa Aragón. Sijena, los perdió por los saqueos en la Guerra Civil. Montearagón, por la Desamortización de Mendizábal".

Comentarios