obras

El convento de Santa Clara retranquea su muro, y se amplía la acera de Doña Sancha

Durante más de dos años se han llevado a cabo obras con las que se ha remodelado todo el convento

Calle Doña Sancha
El retranqueo de la valla ha supuesto ganar 2,5 m. de calle

Las obras del convento de Santa Clara han tocado a su fin. El colofón ha sido, recientemente, la reconstrucción de uno de los lados del muro perimetral, el que linda con la calle Doña Sancha. Una parte del muro hubo de ser derribada, para permitir la entrada y salida de camiones a la obra durante todo el tiempo que ha durado. Sin embargo, en lugar de reconstruirlo, esa tapia fue derribada en su totalidad y se levantó una nueva, pero retranqueándola dos metros y medio.

Ese es el espacio que se ha cedido a la ciudad, dejando una acera mucho más ancha, puesto que el recinto del convento se ha alineado con el primer edificio de la calle Doña Sancha, una vez pasado el tramo peatonal de la calle Saturnino López Novoa. En esta zona se han dejado varios alcorques en los que se plantarán árboles y se han dispuesto ya varios bancos pegados al muro.
Queda pendiente dar una solución a la pequeña construcción que queda y que alberga un transformador de electricidad.


Calle Doña Sancha
Al fondo, la construcción que alberga el transformador, y que de momento, impide la finalización de la urbanización


De este modo, el convento presenta un aspecto totalmente remodelado, tanto por dentro como por fuera. En la última fase de las obras se construyó un pequeño edificio junto a la iglesia, dentro del muro, donde se ubicará la portería con el torno, y el locutorio.

Las obras se han llevado a cabo en dos fases. La primera, hace siete años sirvió para restaurar la iglesia y un ala del convento. En la segunda fase, que se inició en 2016, se actuó en la zona en la que las hermanas hacen su vida: las celdas, el refectorio y la cocina. También se cambió todo el tejado, los techos, las instalaciones de agua y luz, las ventanas o los suelos. En ambas fases, una obra llevó a otra, y los proyectos iniciales debieron ser ampliados.

En el convento de Santa Clara viven en la actualidad seis monjas. Este convento, en su misma ubicación, data del año 1262, momento en que fue comenzado a ser habitado por monjas clarisas.


Comentarios