TOROS

El Fandi y Abellán se suman a una despedida de Puerta Grande de Padilla

Los tres toreros salieron a hombros entre el disfrute de una plaza llena y volcada con la despedida de Padilla

Padilla toros Feria Taurina
Padilla fue despedido con todos los honores en Huesca

Tarde de fiesta la que se vivía en la cuarta de abono de la Feria Taurina de San Lorenzo donde los toros de Salvador Domecq colaboraron para el lucimiento de los toreros y que se pasearan siete orejas. Algunos podrán pensar que son excesivas, pero esto también forma parte de la fiesta y no es ningún descrédito para el coso oscense. La despedida de Juan José Padilla marcó mucho el festejo desde el paseillo con los gritos de ¡Padilla maravilla! con los que fue recibido el jerezano. Las peñas le rindieron un homenaje por todos los años que ha pasado por Huesca y siendo uno de los toreros más queridos por los aficionados.

Juan José Padilla, dos orejas tras aviso y oreja. Miguel Abellán, dos orejas y silencio y David Fandila “El Fandi”, silencio y dos orejas. Los tres salieron a hombros. Se lidiaron toros de Salvador Domecq que dieron buen juego en general, aunque desiguales de presentación. El quinto fue devuelto a los corrales y se lidio el sobrero Timbalero. La plaza presentó casi un lleno. Presidio la corrida Luis Fernando López, asesorado por Lourdes Mozota y José Herrero. El clamor popular les llevó a otorgar siete orejas.

Padilla es un ídolo en Huesca y volvió a quedar claro. Desde el inicio, él sabía que era una responsabilidad y la asumió. Deleitó en banderillas, donde empezó a meterse al tendido en el bolsillo. A partir de allí, muletazos con rodillas al suelo, adornos y alguna tanda bien ligada y en la que su oponente colaboró, hasta que se le acabaron las fuerzas. Mató en los medios y se llevó el premio de las dos orejas. Vuelta de honor en olor de multitudes e incluso con la bandera al cuello de la Sociedad Deportiva Huesca.

En el cuarto, Padilla se lució con el capote recibiendo con una larga cambiada y volvió a destacar en banderillas. En el tercio de muleta, tuvo que mimar al toro a media altura, midiendo los tiempos y buscando mantener al animal en pie. Los adornos y desplantes calentaron al personal para terminar cortando una oreja al último toro de su despedida en Huesca.

Miguel Abellán regresaba después de haber triunfado el año pasado. Su primero humillaba, aunque con las fuerzas justas, y Abellán se empleó a fondo con un toreo templado y con mucha calidad en algunas tandas. El público lo entendió así y tras matar con una buena estocada se llevó las dos orejas. Peor le fueron las cosas en el quinto. Primero su oponente fue devuelto a corrales y el sobrero tenía una embestida peligrosa que el madrileño tuvo que templar. Tuvo un susto y mató mal y su labor quedó silenciada.

Y cerraba el cartel El Fandi, otro torero con mucho predicamento en el coso oscense. En el tercero, destacó con el capote y en banderillas volvía hacer vibrar a los tendidos. Sabía que sus dos compañeros ya habían abierto la Puerta Grande y El Fandi lo intentó ante un toro de menos condiciones que los anteriores y que no colaboró tanto. Tampoco le acompañó la espada y se quedó con el silencio de los tendidos.

Y en el sexto llegó el lío. No quería perder comba y recibió con largas cambiadas, volvió a deleitar en banderillas incluso con un sombrero prestado del tendido. Con la muleta no se lo pensó e inicio la faena con rodillas al suelo y poco a poco fue entrando en profundidad con otro toro noble y que le permitía completar unas buenas tandas, muy artísticas y que calaron en el público. Pero sin duda lo mejor fue la estocada fulminante, que le hizo cortar las dos orejas y sumarse a sus compañeros de cartel por la Puerta Grande en la última corrida a pie.

Este martes se cierra la feria con la corrida de rejones para Andy Cartagena, Diego Ventura y Pérez Langa, con toros de la ganadería de Passanha.

FEria Taurina Padilla Abellán y El Fandi
Los tres toreros salieron a hombros
Comentarios