coronavirus

El Gobierno de Aragón ordena a los trabajadores de Administración pública trabajar desde casa

En esta nueva medida se exceptúa el personal asistencial del Salud, del IASS y la Adminitración de la Justicia

El Gobierno de Aragón anuncia, entre las nuevas medidas de prevención de contagio por el coronavirus, que los empleados de la Administración general y de su sector público trabajen desde su domicilio. A esta medida se exceptúa el personal asistencial del Salud, del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, del IASS y de la Administración de Justicia. También quedan fuera de esta nueva instrucción los docentes de Educación, que se adaptan también al trabajo sin presencia de alumnos en las aulas.

Son medidas de carácter transitorio y que están condicionadas por las decisiones que adopten las autoridades sanitarias en su lucha por frenar la pandemia del coronavirus.

Para poder planificar las nuevas condiciones de trabajo, los funcionarios deberán rellenar un formulario en el que se comprometen a permanecer en sus casas, a estar localizables y en plena disponibilidad. Asimismo, deben aportar los teléfonos de contacto y el email para su localización inmediata.

En estos casos, los trabajadores realizarán su actividad en los turnos y horarios que señalen los responsables de los centros directivos, intentando siempre que sea el menor tiempo posible imprescindible para garantizar la prestación del servicio.

Se consideran funciones de carácter esencial:

- Las vinculadas a la seguridad, el mantenimiento de los edificios y las comunicaciones u otros servicios relacionados con las tecnologías de la información
-La gestión económica básica
-La gestión de Personal básica
-Tesorería
-Registro Electrónico
-Actividades de los gabinetes de Presidencia y del gabinete de Comunicación

En todo caso, también tendrán esta consideración las funciones directivas (Secretarios Generales Técnicos, Directores Generales y puestos asimilados), y aquellos puestos que determinen los órganos directivos por considerarse necesarios para garantizar la continuidad de las funciones de carácter esencial.