sucesos

El guardia civil que apuñaló 14 veces a su compañero e hija se enfrenta a 20 años de cárcel

La Fiscalía ha tenido en cuenta una atenuante que rebaja la pena inicial, y es que el agresor sufría un trastorno mental en el momento de los hechos

Apuñalamiento en Martínez de Velasco de Huesca
Los hechos ocurrieron el pasado 2 de mayo en avenida Martínez de Velasco

El Guardia Civil que apuñaló hasta 14 veces a uno de sus compañeros de la Benemérita y a su hija menor en mayo de 2020 se enfrenta a casi 20 años de cárcel, según informaba El Periódico de Aragón. El acusado se enfrenta a un delito de asesinato en grado de tentativa con alevosía y ensañamiento y a otro por lesiones consumado por el uso de armas. Por el primero, la Fiscalía solicita 14 años y 11 meses de prisión, así como cinco años de cárcel por el segundo. El Ministerio Público ha tenido en cuenta una atenuante que rebaja la pena inicial, y es que el agresor, en el momento de los hechos, sufría un trastorno mental por el que se encontraba de baja desde hacía unos meses.

Los hechos ocurrieron el 2 de mayo de 2020, primer día en el que la ciudadanía podía salir a pasear tras sufrir dos meses de confinamiento estricto. Las víctimas caminaban por la calle cuando de forma sorpresiva, el agresor se acercó por la espalda y le propinó hasta 14 puñaladas al hombre, en su mayoría en la zona del cuello y el tórax. Se llegó a temer por su vida, ya que fue intervenido de urgencia en el Hospital Universitario San Jorge de Huesca y allí permaneció dos semanas en la UCI por la gravedad de las heridas. Su hija fue agredida posteriormente al intentar defender a su padre. También se la trasladó al hospital con heridas leves y fue dada de alta al día siguiente.

El Juzgado de Instrucción Nº 5 de Huesca decretó prisión provisional comunicada y sin fianza para el detenido, que ingresaba en la prisión de Zuera y en la actualidad se encuentra privado de su libertad.

Tanto la víctima como el agresor eran compañeros de trabajo y vecinos, ya que ambos vivían en la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca. Las víctimas y su familia fueron trasladados de su domicilio tras lo ocurrido, para evitar un posible estrés postraumático.