tribunales

El guardia civil que apuñaló a su compañero será juzgado el 22 de febrero

El agresor se enfrenta a 20 años de cárcel tras asestar 13 cuchilladas a su compañero de la Benemérita y herir a su hija

Apuñalamiento en Martínez de Velasco de Huesca
Apuñalamiento en Martínez de Velasco de Huesca / mayo de 2020

La Audiencia de Huesca juzgará el próximo 22 de febrero al guardia civil que se enfrenta a 20 años de prisión por la tentativa de asesinato de un compañero de profesión, al que apuñaló de forma reiterada cuando paseaba a su perro cerca de su vivienda en compañía de una hija menor de edad, que también resultó herida al interponerse entre el agresor y la víctima. Los hechos ocurrieron el pasado mayo de 2020, primer día que el Gobierno de España permitió las salidas tras el confinamiento. 

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso EFE, el fiscal destaca que procesado, José Luis E.E., en situación entonces de baja psicológica, asestó hasta 13 cuchilladas a la víctima, que resultó herida de extrema gravedad, y 5 más, de carácter menos grave, a su hija, que tenía 16 años en el momento de los hechos.

El procesado vivía en la avenida Martínez de Velasco de la capital altoaragonesa, en el mismo bloque de viviendas que su compañero, con el que mantenía hasta entonces una relación normal a pesar de estar destinados en distintas unidades.

A últimas horas de la tarde del 2 de mayo, la víctima sacó a pasear a su perro acompañado de su hija que, en un momento dado, tras apercibirse de la presencia a sus espaldas de su vecino, pidió a su padre que apartara la correa de su mascota para dejarle pasar.

Según relata la fiscalía, el acusado atacó, sin embargo, de forma sorpresiva a su compañero con una navaja que le clavó en la nuca al tiempo que le espetaba "hola, ¿qué tal cabrón?, ¿cómo estás?".

Posteriormente, sin que la víctima pudiera reaccionar, le asestó otras tres puñaladas en el cuello hasta provocar su caída en el suelo, donde aprovechó para inferirle más heridas aprovechando que su compañero se encontraba inerme e indefenso.

Posteriormente, apuñaló en la espalda y en la nuca a la menor al interponerse ésta entre los dos para tratar de detener la agresión, momento en el que el agresor fue inmovilizado por unos testigos y atado con una comba deportiva.

Tras su detención, los investigadores hallaron en el domicilio de detenido 2.565 euros en efectivo, una cámara Lumix, un papel escrito por una cara, anotaciones diversas en dos cuadernillos y un recorte de periódico con información de tres muertes de mujeres.

A consecuencia de las heridas sufridas, el guardia civil estuvo de baja 213 días, los primeros en estado muy grave y con secuelas diversas, mientras que su hija menor sufrió heridas menos graves en la cabeza, el hombro izquierdo, el brazo derecho, un dedo y un glúteo, que tardó en curar 15 días y que le dejaron cicatrices visibles.

El fiscal tipifica los hechos como presuntos delitos de tentativa de asesinato y de lesiones, en ambos casos con la atenuante de enajenación mental, y solicita penas de 14 años y 11 meses y de 5 años, respectivamente, así como órdenes de alejamiento a más de un kilómetro de distancia por tiempo superior a ambas condenas.

Además, reclama una indemnización de 150.000 euros para el padre por las heridas y secuelas sufridas, así como de 60.000 para su hija menor, representados ambos por los letrados zaragozanos Carmen Cifuentes y Enrique Trebolle.