educación

El IES Ramón y Cajal incluye el Bachillerato de Artes en sus ofertas para la modalidad nocturna

También se ofrecen los itinerarios de Humanidades, Ciencias Sociales, Científico-Técnico y Biosanitario

Instalaciones del IES Ramón y Cajal
IES Ramón y Cajal Huesca Instituto

Los alumnos del IES Ramón y Cajal que cursen el Bachillerato nocturno tendrán una opción más para escoger este año. A los itinerarios ofertados hasta ahora, que son Humanidades, Ciencias Sociales, Científico-técnico y Biosanitario, se suma la modalidad de Artes. 

Amparo Roig, directora del IES Ramón y Cajal, explica esta novedad.
ROIG 1 NOCTURNO 07
SALTAR PÁRRAFO SIGUIENTE

Esta novedad responde a una demanda conjunta del centro junto con la Escuela de Artes que beneficia a aquellos alumnos que no hayan podido completar sus estudios por la mañana y quieran terminarlo por la tarde. "Nos encontrábamos con alumnos que no podían titular ni acabar ese Bachillerato en el nocturno. Teníamos que hacer muchos trámites para que modificaran su trayectoria o intereses en los estudios. Sin embargo, este año podemos ofertar y titular la modalidad de Artes", explica la directora del instituto, Amparo Roig, que ya solicitó poder ofertar este itinerario el año pasado.

El Bachillerato nocturno acoge cada año a unos 45 alumnos en el primer curso y a dos grupos de 30 o 35 estudiantes en segundo y las ventajas que ofrece respecto a la modalidad diurna son sobre todo la atención individualizada y la flexibilidad, puesto que entiende la situación personal de cada uno y favorece la conciliación familiar y laboral. Otros puntos favorables son la consolidación de las materias aprobadas, en contraposición con el bachiller diurno, en el que se pierden las asignaturas superadas si se repite curso, y la ausencia de límites en las convocatorias. Se debe que recordar que la modalidad convencional establece un máximo de cuatro años para aprobar los dos cursos.

El perfil de los alumnos matriculados también es diferente, aunque ha cambiado en los últimos años. Según Roig, si bien antes "solían ser mayores de 25 o 30 años, ahora nos vienen estudiantes de unos 20 años que no han terminado los estudios o que tienen dificultades para compaginar los horarios con otras actividades", apunta la directora.

Comentarios