salud pública 

El ocio nocturno carga contra una decisión que los "criminaliza"

No entienden cómo se permiten hacer conciertos con 600 personas y por qué no se hace nada contra los botellones

Bar Tararí en la plaza Los Fueros de Huesca
Plaza de Los Fueros en el Casco Antiguo de Huesca

Varios de los establecimientos de ocio nocturno de la ciudad de Huesca han salido al paso de la decisión que ha tomado el Gobierno de Aragón de impedir que abran sus puertas en este retroceso a la fase 2. Consideran que se les está señalando de una forma innecesaria ya que muchos ni siquiera habían abierto tras la vuelta a la nueva normalidad. Tampoco entienden porque se permiten conciertos con 600 personas y a ellos no se les deja abrir. 

Andrés Bailo, propietario del bar Tarari de Huesca 
CORTE BAILO 1 NOCTURNO 14

No entienden estos bares porque al ocio nocturno se le criminaliza "haciendo ver que somos los culpables" señalan cuando, recuerdan, que ellos fueron los primeros en entender que el problema era grave y que, sin que nadie se lo dijera, cerraron sus puertas el 12 de marzo. 

Afirman que se han tomado las medidas sanitarias que se les han pedido, se han adaptado a la nueva normalidad pero que "no les dejan abrir.  En el caso de algunos bares del ocio nocturno incluso habían recibido la felicitación de la Policía Autonómica por el trabajo bien hecho. 

Iván Operé, co-propietario del Warholl
CORTE OPERE 1NOCTURNO 14

Recuerdan que después de cuatro meses cerrados se les ha comunicado que no pueden abrir "sin ningún plazo, sin ninguna ayuda y sin ninguna explicación coherente" tras sacar a sus empleados de los Ertes y que de ningún bar de ocio nocturno ha salido un rebrote. 

Comentarios