El oscense Pablo Tebas espera tener una vacuna contra el coronavirus en otoño

Tebas lidera en la Universidad de Pensilvania un grupo de investigación que ya ha empezado a probar la vacuna en humanos

Pablo Tebas Medrano
Pablo Tebas Medrano

Pablo Tebas, virólogo de la Universidad de Pensilvania, espera tener lista una vacuna contra el coronavirus en otoño de este año. Él y su equipo han comenzado ya la prueba de la vacuna en humanos y dentro de un par de semanas procederán a inocular la segunda dosis de la preparación.

En una entrevista concedida por el científico a Radio Huesca, detalla que la vacuna consiste en introducir en individuos sanos el ADN del virus para que fabriquen anticuerpos. En otoño, explica Tebas, se sabrá si la vacuna tiene efectos secundarios y si las personas testadas se han inmunizado ante el virus. A partir de ese momento, se podrá decir que la vacuna es efectiva y se podrá aplicar a grandes poblaciones.

En la entrevista Pablo Tebas describe el virus como de una letalidad media, similar a la de otros virus con los que nos hemos acostumbrado a convivir, pero el problema es la capacidad de propagación que tiene, que sí es mucho mayor que el de la gripe, el catarro o el Sars, este último con tasas de mortalidad superiores al 20%, pero con menor poder de propagación.

Respecto a la respuesta que los países han dado a la pandemia, Tebas cree que ha sido muy tardía en determinados casos, como en EEUU, Italia o España, lo que ha provocado que los contagios se multiplicaran en solo unos días. Por el contrario, los países en los que se actuó con celeridad, como es el caso de China, Corea del Sur o Nueva Zelanda, la pandemia se ha logrado contener.

El proyecto en el que trabaja Pablo Tebas, en colaboración con la farmacéutica Inovo, lo financia la Fundación de Bill y Melinda Gates. Eso ha supuesto que haya tenido que dejar aparcados sus estudios sobre el VIH tendentes a conseguir un tratamiento que permita curar el Sida.

Tebas nació en Barcelona, pero pronto se trasladó a Huesca con su familia. En el colegio de la Normal cursó toda la EGB, pasando luego al el Instituto Ramón y Cajal donde hizo el bachillerato y el COU. Posteriormente, cursó el primer ciclo de medicina en el Colegio Universitario de Huesca, completando su formación como médico en la Universidad Complutense de Madrid.

Está casado con Otilia Pueyo, también oscense. Vuelve a Huesca todos los años por el verano, donde se reencuentran con familia y amigos.

Comentarios