solidaridad

El presidente provincial de Cruz Roja, voluntario en un programa de ayuda humanitaria en Canarias

Participa en el acondicionamiento de un campamento en un antiguo cuartel que acogerá a 1.500 migrantes

Juan Rodrigo, en manga corta, junto con el grupo de voluntarios de Cruz Roja con el que está trabajando
Juan Rodrigo, en manga corta, junto con el grupo de voluntarios de Cruz Roja con el que está trabajando


Juan Rodrigo, presidente de la Asamblea Provincial de Cruz Roja en Huesca se encuentra trabajando como voluntario en las Palmas de Gran Canaria, integrado en un equipo de apoyo a la emergencia humanitaria, que ha supuesto la continua llegada de migrantes en pateras y cayucos al puerto de Arguineguín. Otra oscense, Oli Hervera, es la responsable del mismo. Se trata de equipos que asisten a la Asamblea de Cruz Roja de Gran Canaria, y en la actualidad están acondicionando un campamento que acabará acogiendo a unos 1.500 migrantes.

El campamento se ubicará en una instalación, el antiguo cuartel Canarias 50, cedido por el ejército y propiedad del Ayuntamiento de la localidad Las Palmas. Allí se han instalado carpas, comedores, servicios y duchas. En la actualidad ya hay unas 400 personas, pero el lunes o el martes se espera la llegada de otras 400 más.

Juan Rodrigo se encarga de diseñar las estructuras del campo, la organización de las comidas, duchas y también, como médico, el apoyo sanitario que les presten, teniendo en cuenta todas las restricciones que impone la situación de covid-19.

Voluntarios de Cruz Roja, entre los que se encuentra el oscense Juan Rodrigo, trabajando con los migrantes en Canarias
Voluntarios de Cruz Roja, entre los que se encuentra el oscense Juan Rodrigo, trabajando con los migrantes en Canarias
Voluntarios de Cruz Roja, entre los que se encuentra el oscense Juan Rodrigo, trabajando con los migrantes en Canarias
Voluntarios de Cruz Roja, entre los que se encuentra el oscense Juan Rodrigo, trabajando con los migrantes en Canarias
Voluntarios de Cruz Roja, entre los que se encuentra el oscense Juan Rodrigo, trabajando con los migrantes en Canarias
Voluntarios de Cruz Roja, entre los que se encuentra el oscense Juan Rodrigo, trabajando con los migrantes en Canarias

En cuanto los migrantes bajan de las pateras, se les hace una PCR. Si alguno de ellos da positivo, se le aísla, así como a sus contactos más próximos. Pasada la cuarentena, se les reintegra a los diferentes campamentos habilitados.

En la zona en la que está trabajando como voluntario el responsable de la Cruz Roja oscense, solo atienden a hombres. Relata que llegan a Canarias, a España, en unas condiciones lamentables. Acaban de hacer un trayecto que dura, como mínimo, cuatro o cinco días: sentados en una tabla sin poder moverse y sin apenas comer para evitar tener que evacuar. Cuando llegan a tierra presentan problemas de rigidez, llegan mojados y quemados por el sol, el salitre y los gases de la embarcación.

En ese momento es cuando son atendidos por Cruz Roja, que los alimenta, les cambia la ropa y les hace un primer reconocimiento médico. Posteriormente, los recoge la Policía Nacional, que los tiene durante 72 horas para identificarlos. Si la PRC que les han realizado da negativa, es cuando los trasladan al campamento.

Juan Rodrigo, que tiene la intención de estar en este proyecto unos dos meses, indicaba que en esta zona los voluntarios de Cruz Roja no han sufrido lo que ha ocurrido en otras partes o islas de Canarias, donde la población ha comenzado a rechazar a esta ONG, por atender como lo están haciendo a los migrantes que llegar a sus costas.

Comentarios