comercio

El sector del comercio pide cambios y unificación de criterios y legislación

Los hábitos de consumo, el comercio electrónico, las continuas promociones y la legislación le afectan negativamente

Ana Isabel Claver es, desde hace unas semanas, presidenta de la Asociación de Comerciantes de Huesca
Ana Isabel Claver denuncia la crítica situación de un sector que no remonta


El comercio está viviendo un momento duro y crítico, no solo en Huesca sino también en el ámbito nacional o mundial. Detrás de esta situación se encuentran múltiples problemas, pero los implicados aseguran que las diferentes legislaciones, criterios muy variados, impuestos y falta de apoyos que sí llegan a empresas que operan en el ámbito de internet son los más destacados. Los comerciantes han empezado a crear asociaciones y movimientos para unir esfuerzos.

La presidenta de la Asociación de Comerciantes de Huesca, Ana Isabel Claver, confirmaba que, a pesar de que intentan ser siempre muy optimistas, el comercio está viviendo un momento muy duro. Era así de clara: ya no estamos hablando de decrecimiento, sino de caída en picado al vacío.

Claver asegura que se están uniendo asociaciones y comercios independientes para unificar criterios y pedir mayor legislación. Realmente, creen que en el ámbito de Europa o España, los políticos dicen que están al lado del comercio pequeño, un sector al que en época de elecciones todos acuden, pero en realidad no se legisla para ellos. Para unos son demasiado pequeños, y para otros son terratenientes o grandes empresarios. Una situación que les hace sentirse en un limbo.

La presidenta de los comerciantes oscenses dice que son un sector en peligro de extinción. Están surgiendo movimientos sociales, y hace tan solo unos días surgió otro, bajo el nombre “Pido un cambio”, que también se apoya desde Huesca. No piden subvenciones ni grandes acciones, sino un criterio que unifique. Que no haya, por ejemplo, promociones continuas, que el sistema de rebajas sea algo más articulado, porque están acostumbrando al cliente a consumir siempre de promociones, lo que hace que si compran cualquier artículo a precio normal, no se sienten bien.

Ana Isabel Claver asegura que, si desaparecen, el consumidor quedará desprotegido, porque sólo podrá consumir lo que las grandes cadenas o corporaciones querrán que consuma. Recordaba que en Francia, por ejemplo, se pide que se reduzcan los impuestos al comercio pequeño o que se impongan impuestos a otros sistemas de venta.

La responsable de los comerciantes dice que ya hay estudios que dicen que en 2022, más del 80% del pequeño comercio habrá desaparecido. Una situación que conllevaría la crisis en otros sectores. Confían en que, como ocurre en todas las crisis, saldrán reforzados y reinventados, pero se preguntan qué será de los que se queden por el camino. Y es que se están cerrando constantemente negocios. Se debe a los alquileres, y a los impuestos, y a los múltiples gastos que tienen. Pero también al cambio de hábitos en los negocios. En los Cosos de Huesca, en tan solo 6 meses, se han cerrado más de 10 comercios.

Y finalmente, ponen sobre la mesa unos porcentajes. El comercio en España tributa al 21% de IVA. Una joyería lo hace al 26,43%. Empresas como Amazon lo hacen al 4%. Así, dicen, es imposible competir ni sobrevivir.

Comentarios