VOLUNTARIADO

Estudiantes de medicina aragoneses crean el 'Voluntariado' para luchar contra el Covid-19

"Porque elegimos una profesión para ayudar a los demás"

Imagen de los estudios de medicina en Huesca
Estudiantes oscenses de medicina en los laboratorios

La Universidad de Zaragoza ha puesto en marcha una red de estudiantes voluntarios que desde la medicina, veterinaria o ingeniería, quieren sumarse a la ayuda para combatir el coronavirus. En la Facultad de Medicina  que es donde está el grupo más numeroso con cerca de 500 alumnos, se trabaja en dos proyectos para atender, de forma especial, a los mayores.

Se pretende además que las personas que viven en Huesca estén localizadas por si surgen iniciativas en la capital.

Se han establecido previamente unas listas que incluyen los datos de contacto y el lugar donde se encuentran realizando la cuarentena, listados que se envían al departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón. Guillermo Escuer, estudiante de sexto de medicina en la Universidad de Zaragoza, recuerda cómo se establece el trabajo.

ESCUER 1 MEDICINA 26

Se pretende además que las personas que viven en Huesca estén localizadas por si surgen iniciativas en la capital. 
Los dos proyectos consisten en atender un teléfono de asistencia a los mayores para ofrecerles consejos de autocuidado e higiene y también información sencilla y cercana para intentar reducir su angustia y evitar la desinformación. El segundo la desempeñan los estudiantes de sexto, se trata de un proceso telemático por el que se llama a las personas que en el test on line dieron un riesgo intermedio de ser positivos.
Esta labor está supervisada por médicos y cuerpo de enfermería jubilados.
También han surgido grupos de voluntarios en los grados de Enfermería, los investigadores predoctorales que ya son enfermeros, alumnos de Veterinaria y alumnos, profesores e investigadores de la escuela de Ingeniería y Arquitectura.

Mucho que aportar
Todos estos grupos de voluntariado coinciden en señalar que “la Universidad de Zaragoza, sus estudiantes, su personal de administración y servicios y los profesores pueden aportar mucho, desde conocimientos científicos hasta el trabajo de sus miembros en aspectos concretos”. Por eso, la Universidad de Zaragoza, a través del equipo rectoral, ha respaldado estas iniciativas y ha ejercido de enlace entre los estudiantes y las instituciones para aprovechar esta ola solidaria que crece día a día.

Coinciden en otra cuestión, en lanzar un mensaje de responsabilidad “porque tenemos que entender que es una situación gran dificultad, en la que tenemos que hacer un buen uso de los recursos, quedarnos en casa y no saturar la sanidad”. Al mismo tiempo envían mensajes de esperanza y afirman que “entre todos conseguiremos superar esto aunque ahora lo veamos difícil”.