huesca

Fallece el fotógrafo Jordi Morgadas

Fotógrafo de moda y autor de numerosos desnudos femeninos, aseguraba que la mujer le había inspirado de siempre

Jordi Morgadas
Jordi Morgadas fotografió a las mujeres más bellas


El fotógrafo catalán afincado en Huesca Jordi Morgadas fallecía este martes en Huesca, a los 72 años. Nacido en Granollers, empezó a dedicarse al mundo de la fotografía de forma autodidacta cuando tan solo contaba con 19 años. Trabajó en el campo de la moda y la publicidad, a la que se dedicó durante 43 años de su vida. Casado con una oscense, residía desde 2002 en Huesca, donde abrió un estudio fotográfico, Morgadas Digital, en la calle Padre Huesca. En 2008 presentó en la capital oscense una exposición con fotografías extraídas del libro que había publicado unos meses antes titulado "Desnudos de la transición". 

En él recopilaba 200 fotografías de la época del destape, que realizó para revistas como Penthouse, Playboy o Interviu, en una retrospectiva de los inicios del desnudo en España entre los años 70 y 80. Decía que el hombre no le inspiraba, pero la mujer, que era la perfección, de toda la vida.

Su estudio en Huesca, abierto al público oscense para la fotografía de retrato y reportajes sociales, ofrecía un aire de modernidad. Además, continuó con su trabajo habitual del mundo de la moda, como fotógrafo industrial de catálogos de moda, ropa interior y bañadores. Todavía cuelga en el interior de dicho estudio una gran fotografía de Megan Montaner, actriz oscense que Morgadas descubrió.

Fotografía de Megan Montaner, realizada por Jordi Morgadas, para un catálogo de moda
Fotografía de Megan Montaner, realizada por Jordi Morgadas, para un catálogo de moda

El fotógrafo empezó a colaborar en 1973 como Freelance con el mundo editorial, publicando reportajes en revistas para la que viajó a a Tailandia, Islas Mauricio y Reunión, Islas Seychelles, Kenya, Tanzania o Japón. Dichos reportajes siempre fueron firmados con seudónimos, principalmente "Jeff Milton".

Morgadas solía contar que durante el franquismo le mandaron a juicio hasta 33 veces por atentar contra la moral y las buenas costumbres con sus fotografías de desnudos, aunque finalmente nunca lo sentenciaron.