sucesos

Fallece un barranquista en Sobrarbe

Caía de una altura de 25 metros en el barranco de la Portiacha

Rescate de un barranquista

Una persona de nacionalidad francesa de 38 años falllecía en la tarde del viernes en el barranco de la Portiacha en el municipio de Bárcabo, cuando practicaba barranquismo.

Los hechos se producían cuando el accidentado caía desde una altura de 25 metros realizando un rapel. Una vez avisados los servicios de rescate y tras llevar a cabo las tareas de reanimación, sin resultados, era evacuado al hospital San Jorge de Huesca.

Según informa la Guardia Civil, a las 17.40 horas del viernes, llegaba un aviso a través del 112 por el que un barranquista francés que se había caído en el primer rapel del barranco Portiacha, término municipal de Bárcabo y que aunque estaba inconsciente, respiraba.

Al lugar de los hechos se dirigieron la Unidad Aérea de la Guardia Civil en Huesca, EREIM de Huesca y médico del 061. El helicóptero aterrizó en el párquin del mirador del Río Vero, muy cercano al inicio del barranco, y desde allí demandaron que se incorporase al rescate un helicóptero medicalizado del 112 debido a la gravedad de las lesiones que sufría el barranquista. Un especialista de montaña y médico del 061 bajaron rapelando hasta el herido, por la urgencia y riesgo de la situación en la que se podría encontrar.

El accidentado no respondía a ningún estimulo. La doctora le suministró oxígeno y realizó la RCP con el desfibrilador. Rápidamente se le introdujo en la camilla y fue evacuado mediante un ciclo de grúa hasta el párquin, donde ya se encontraba el helicóptero medicalizado del 112. Allí, de nuevo, el equipo médico intentó realizar maniobras para salvarle la vida, pero todas resultaron infructuosas y tuvieron que certificar finalmente el fallecimiento. El cuerpo fue trasladado hasta el Hospital Provincial de Huesca, a la espera de la autopsia.

Al parecer, los barranquistas se encontraban realizando el recorrido del Barranco Portiacha, cuando el fallecido sufrió una caída por causas que se desconocen en un rapel volado de más de 25 metros de altura, produciéndose lesiones que acabaron con su vida. Se trata de un ciudadano francés de 38 años.

Comentarios