festival de cine

José Sacristán: “Mi estado actual es jovialmente esperanzado, ilusionado y encantado de la vida”

El actor, premio Luis Buñel, asegura que tiene la suerte de seguir jugando a lo mismo que cuando era niño

José Sacristán, premio Luis Buñuel del Festival de Cine de Huesca
José Sacristán posando junto a su retrato, tras firmar su dedicatoria


El actor José Sacristán recogía esta noche el premio Luis Buñuel, que le otorga el Festival de Cine de Huesca. Un honor y una responsabilidad que acepta con emoción. Tras ser presentado en Huesca, como un Quijote empedernido o como un Clint Eastwood particular de nuestro país, siempre libre, como un valor que representa la cultura de España de los últimos 50 años, además de como uno de los mejores actores del mundo, hombre implicado y comprometido con la profesión y con la actualidad, el actor tan sólo acertaba a preguntar: “¿Hablabais de mí?”.

Sacristán agradece los piropos, pero él sólo recuerda que tiene la inmensa suerte de seguir jugando a lo mismo que cuando era pequeño.

El actor añadía que qué bien que a uno le del premios por hacer el mayor de los disfrutes, que le permiten volver a ser en cuanto puede el crío que fue.

José Sacristán, premio Luis Buñuel del Festival de Cine de Huesca
José Sacristán, premio Luis Buñuel del Festival de Cine de Huesca

Recoger un premio que se llama Luis Buñuel, para él que asegura ver las películas del genio de Calanda sobre un reclinatorio, es una responsabilidad no exenta de emoción.

José Sacristán indicaba que le importa, además, no descuidar su papel como ciudadano, y trabajar en proyectos que incluyen reflexiones o meditaciones sobre la vida, con la posibilidad de mejorar. Además, es un actor que trabaja, de la misma forma, con directores consagrados, que con directores noveles en jóvenes proyectos. En su opinión, es saludable compartir con ellos y comprobar que las variantes hoy en día son de tipo técnico, pero que las constantes son las mismas: el arrojo, el coraje, el amor al medio, porque la esencia sigue siendo la de siempre: contar historias.

Un hombre de más de 80 años que tras más de 100 películas, musicales, obras de teatro, tras una vida plena, se siente afortunado por seguir haciendo lo que hace. Más aún, después de haber protagonizado en los años 70 películas frívolas, dentro de lo que se denominó el “landismo”, asegura que no se arrepiente de absolutamente de nada. “Antes monja”, asegura. Y recuerda que con esas películas se ganaba la vida y daba de comer a sus hijos, además de que gracias a ellas aprendió todo lo que sabe hoy.

La actual situación política le lleva a mostrarse esperanzado. Cree que es el momento de que la izquierda demuestre que lo sabe hacer, ya que es necesario que se “oxigene el ambiente”.

José Sacristán, hace ya varias décadas, apareció en un cromo, que formaba parte de un álbum en el que aparecían cantantes, actores, futbolistas. Sus hijos incluso lo cambiaban en el colegio. Hoy, el Festival de Cine de Huesca le ha regalado ese cromo enmarcado, algo que le ha hecho especial ilusión.








Comentarios