Huesca

La casa familiar de la Cruz Blanca cumple 10 años

Casa Familiar de la Cruz Blanca en Huesca
Casa Familiar de la Cruz Blanca en Huesca

El 6 de septiembre de 2008 abrió sus puertas la Casa Familiar San Lorenzo de los Hermanos de la Cruz Blanca en Huesca. Este ambicioso proyecto sirvió para ampliar su anterior sede en la calle San Lorenzo pasando de 40 a 80 beneficiarios. En la última década han pasado por este centro cientos de personas se encuentran en condiciones de desamparo o vulnerabilidad social y económica. Además la congregación pondrá en marcha en próximos meses un centro de escucha y atención frente a la casa familiar.

La Casa Familiar San Lorenzo es un centro residencial que ofrece atención integral a personas en situación de exclusión social, con prioridad para aquellos colectivos para los que no existen otros recursos socio-comunitarios específicos. Los hermanos Franciscanos de la Cruz Blanca atienden a personas con diferentes tipos de discapacidad, enfermedad mental grave y crónica y personas con diagnóstico VIH/SIDA que necesitan apoyo residencial específico y supervisado, de mayor o menor duración al carecer de apoyo familiar o incapacidad de su familias para la atención y cuidado, o por tener problemas de autonomía y funcionamiento psicosocial que les impidan cubrir sus necesidades de alojamiento y soporte.

Juan Vela, hermano superior de los Hermanos Franciscanos, indicaba que uno de los objetivos de la casa y de la orden es “generar confianza y saber escuchar sin prejuicios. Generemos un vínculo en red entre los compañeros, profesionales y voluntarios que trabajamos para que puedan proyectar su futuro y generar familia, una red social de apoyo que hacemos entre todos. El objetivo principal de la Fundación Cruz Blanca es generar familia, vínculo con las personas que nos necesitan o que podamos acompañar”.

Asimismo el superior de Cruz Blanca Huesca solicita a la sociedad altoaragonesa su implicación solidaria. “Queremos que sea un proyecto más abierto, que haya cada día más voluntariado y que participen porque solamente con la implicación de la sociedad” podrán desaparecer la estigmatización hacia las personas con enfermedad o adicciones.

Comentarios