huesca

La celebración del Tota Pulchra, en su 400 aniversario, protagoniza la víspera de la Inmaculada

El Instituto Ramón y Cajal, heredero de la Universidad, inaugurará con este motivo, este año, un Museo Sertoriano

Celebración del Tota Pulchra de 2016
Tota Pulchra en la Catedral de Huesca

La Catedral de Huesca acogerá este sábado, víspera del día de la Inmaculada Concepción, la celebración del Tota Pulchra, una tradición que data del siglo XV y que en este año cumple su 400 aniversario. Será interpretada por la orquesta y capilla de música de la Catedral, a partir de las 7 de la tarde. En este acto, considerado Bien de Interés Cultural Inmaterial, desde 2014, participarán el Cabildo Catedral, corporación municipal y claustro de profesores del Instituto Ramón y Cajal, herederos de la antigua Universidad Sertoriana de Huesca.

El Tota Pulchra es el oficio de vigilia de la Inmaculada Concepción de María. La liturgia se enriquece con la interpretación, por parte de un coro y una orquesta integrados por miembros de diferentes formaciones de la ciudad, de cinco piezas musicales: el “Ave Maris Stella”; el salmo 97 “Cantad al señor un cántico nuevo”, de José M.ª de Aso, maestro de Capilla de la Catedral de Huesca; la antífona “Tota Pulchra es, María”; el canto gregoriano “Salve Regina Solemne”; y “El Magnificat”.

El IES Ramón y Cajal, y a través de él la ciudad de Huesca, celebran este aniversario del acto del Tota Pulchra como ceremonia universitaria. En 1619 la Universidad de Huesca o Sertoriana solicitó al Concejo Municipal y a la Catedral que se adhirieran al voto de la Inmaculada, lo que dio lugar a la participación de las tres instituciones a partir de ese momento. Huesca corroboraba el juramento que desde la de París se había extendido a las más importantes universidades europeas. Con la supresión de la Universidad de Huesca en 1845, no se interrumpió el acto, pues el IES Ramón y Cajal, entonces Instituto Provincial, heredó los bienes materiales pero también las tradiciones. Desde entonces, los profesores del IES Ramón y Cajal, junto al Concejo Municipal y al Cabildo Catedralicio han seguido celebrando sin interrupción el Tota Pulchra.

El voto de la Inmaculada dejó de celebrarse en las universidades con la abolición del Antiguo Régimen, pero se mantuvo tan sólo en Huesca. Sin duda, se veía como un testimonio de la antigua Universidad, suprimida tras 500 años de historia. Esta fue una de las razones por las que Ayuntamiento, Instituto y Catedral solicitaron que fuera declarada Bien de Interés Cultural, lo cual quedó ratificado en la legislación aragonesa (BOA, 29/7/2014, Decreto 123/2014, de 22 de julio).

Alumnos del IES Ramón y Cajal en la celebración de 2018
Alumnos del IES Ramón y Cajal en la celebración de 2018

Además, el IES Ramón y Cajal quiere conmemorar el cuatricentenario, en este curso 2019-2020, para lo cual inaugurará un Museo Sertoriano con parte de los bienes patrimoniales, heredados al convertirse la Universidad en Instituto en 1845. También se va a publicar un libro sobre la Universidad de Huesca que reúne trabajos de los mayores expertos sobre esta institución, el cual ha surgido fundamentalmente por el impulso del profesorado de nuestro Instituto, pero que ha podido llevarse a cabo gracias al apoyo del Gobierno de Aragón, del Instituto de Estudios Altoaragoneses, del Ayuntamiento y de la Catedral. Esperan igualmente que en este curso el Instituto sea declarado Instituto Histórico oficialmente por el Gobierno de Aragón. Desde este centro se recuerdaa que el Tota Pulchra ha sido la mayor aportación de Huesca a la Historia de la cultura, la Universidad Sertoriana.

Comentarios