cultura

La DPH expone ‘líneas de resistencia’ de Gema Rupérez

Una muestra artística que explora los paisajes del meridiano cero en la provincia

Becas DPH
La exposición 'Líneas de resistencia' está instalada en la DPH

Las jóvenes creadoras Gema Rupérez y María José Hasta presentaban este jueves los resultados de las becas Ramón Acín y Antonio Saura, respectivamente. La primera ha cristalizado en una exposición inédita titulada ‘Líneas de resistencia’ mientras que la didáctica y la relación con el arte inspiran a la segunda.

Gema Rupérez, beca artística Ramón Acín
RUPEREZ 1 BECA 07

María José Hasta, beca de formación Antonio Saura
HASTA 1 BECA 07

Ambas recorren temas centrales de la acción cultural en la provincia como son el paisaje y la didáctica “y los hacen nuevos talentos de nuestra tierra que constituyen unos de los principales activos de la provincia”. Es lo que ha señalado la responsable provincial de Cultura, Berta Fernández, para quien también es motivo de satisfacción que en la antesala del 8 de marzo “estemos presentando atención a dos artistas, mujeres creadoras con presente y futuro”.
Líneas de resistencia, el proyecto personal de Rupérez, se fija en los desiertos demográficos y genera un debate en torno a la dimensión humana de los territorios. En la sala de exposiciones de la DPH se podrá ver desde este sábado cómo extrapola de su contexto cotidiano objetos simples como sillas de madera para dotarlas de un valor creativo en el paisaje.

Una vez más, adentrarse en el territorio altoaragonés con mirada artística despierta nuevas reflexiones y múltiples procesos creativos. Centrada en algunos de los desiertos demográficos de la provincia a su paso por el meridiano Greenwich, la exposición Líneas de resistencia concebida por la artista aragonesa Gema Rupérez plantea un personal recorrido por diversas instalaciones compuestas de materiales y soportes distintos que incitan a reflexionar sobre la dimensión humana, los espacios, el tiempo, las fronteras y también la memoria. Es el resultado de más de un año de trabajo con la ayuda a la creación Ramón Acín que compartirá con el público en una exposición que abrirá sus puertas en la DPH el próximo sábado a partir de las 12 horas.

Tal como ha contado la propia Gema Rupérez, “es la primera vez que trabajo sobre el paisaje y, pese a las inclemencias climáticas, es un medio muy rico para experimentar y crear en el que me he sentido como una exploradora”. A medio camino entre lo matemático y lo fantástico, entre lo riguroso y lo subjetivo, la propuesta de Rupérez se sitúa en esa línea imaginaria que sostiene el consenso mundial sobre los usos horarios, el meridiano de Greenwich. El contexto demográfico que la ha rodeado y por el que desde niña ha sentido “una especial curiosidad” le han llevado a “entrar en un proceso creativo de aproximación al meridiano”, pero también al desierto, al caminar, la danza y al paisajismo inhabitado porque, como ha apuntadao, en los espacios que se ha encontrado a su paso la única población era Berbegal.

Rupérez engrosa una lista de cerca de 50 artistas contemporáneos que ya se han beneficiado de las ayudas a las Artes Visuales de la DPH que la responsable provincial de Cultura, Berta Fernández, tilda de “la forma de dar visibilidad a lo que hacen nuevos talentos de nuestra tierra que constituyen unos de los principales activos de la provincia”. Así lo ha manifestado la responsable provincial de Cultura, Berta Fernández, para quien también es motivo de satisfacción que en la antesala del 8 de marzo “estemos presentando atención a dos artistas, mujeres creadoras con presente y futuro”.

En plena madurez artística

La obra de Gema Rupérez es la de una artista experimentada a la que le precede una extensa trayectoria de proyección internacional. Esta exposición se suma a quince años de recorrido artístico con 18 muestras individuales y 35 colectivas con sus creaciones, que se han podido ver en Lanzarote, Murcia y Madrid, pero también en Francia, Canadá, Estados Unidos, Japón, Emiratos Árabes, Italia o Bolivia, donde obtuvo el premio de la Bienal Internacional. Algunas de sus obras han pasado por museos de la talla de Casa Velázquez en Madrid hasta el museo de Nagasaki en Japón.

Hasta 28 de abril, la sala de la DPH albergará esta exposición en la que Gema Rupérez aplica su madurez artística desde lo local y personal. Con la mirada puesta en conferir valor creativo al vacío mediante nuevas formas, materiales e interacción con el público, Líneas de resistencia extrapola de su contexto cotidiano objetos simples como sillas de madera para dotarlas de un valor creativo en el paisaje.

Un total de diez instalaciones son las que componen este proyecto que persigue producir distintas experiencias reflexivas sobre el ambiente desolado o baldío. Implícito en todo el recorrido que plantea esta artista zaragorza está el hecho de detenerse a pensar sobre los parajes desérticos en los que también transitan la convenciones sociopolíticas, el lenguaje o las fronteras hasta llegar a la memoria, temas recurrentes en su trayectoria profesional.

Didáctica en el arte

Junto a Gema Rupérez, hoy ha compartido protagonismo la oscense María José Hasta quien ha hecho balance de todo lo que le ha permitido realizar la ayuda a la formación e investigación Antonio Saura que le concedió la Diputación. Ha formado parte del Laboratorio de la Nueva Educación, un programa de la Universidad Carlos III de Madrid en colaboración con la Institución Libre Enseñanza que le ha permitido ampliar su capacidad docente en dos aspectos fundamentales como son la didáctica y la divulgación en su relación con el arte.
En este sentido, la joven creadora se siente muy satisfecha porque, como cuenta, “he podido aprender y compartir experiencias con profesionales de todos los ámbitos de la educación y de todo tipo de disciplinas” y, añade, “además todos los conocimientos adquiridos los pude aplicar a su vez en el departamento de didáctica del CDAN donde comencé a trabajar”.

Comentarios