sucesos

La familia del oscense Andrés Funes identifica los efectos personales a la espera de las pruebas de ADN

Desaparecía el pasado mes de diciembre en el Pirineo Francés y se va a proceder a la autopsia de los restos humanos hallados esta semana

Imágenes de José Andrés Funes distribuidas por la Gendarmería francesa
Imágenes de José Andrés Funes distribuidas por la Gendarmería francesa que desaparecía el pasado mes de diciembre en la zona francesa de Lescun

La familia del oscense de 61 años Andrés de Funes, desaparecido en la zona francesa de Lescun el pasado 19 de diciembre, ha reconocido los efectos personales encontrados a apenas dos horas del refugio de montaña de L'Abérouat en el vecino valle de Aspe. En concreto una chaqueta y las botas, ahora se está a la espera de que la próxima semana se proceda a realizar la autopsia de los restos humanos encontrados el pasado lunes, como informa el periódico francés La Republique des Pyrénées.

La gendarmería francesa, los especialistas de Alta Montaña de la localidad vecina de Olorón, soporte aéreo y hasta perros especializados se había puesto en marcha estos meses en la búsqueda del montañero. Fue el pasado lunes cuando un empleado del ayuntamiento de Lescun encontró los restos humanos. A partir de ahí y tras la confirmación de la Fiscalía de Pau, siguieron las pesquisas hasta que al familia ha podido reconocer los efectos personales del abogado oscense. Mientras tanto se sigue a la espera de los resultados de las pruebas de ADN que confirmarían que los restos pertenecen a Andrés Funes.