sucesos

La Guardia Civil detiene a un estafador de Tardienta conocido como el falso Iniesta

Llevaba nueve meses en busca y captura y fue detenido en Valdemoro

Registro realizado por la Guardia Civil
Registro realizado por la Guardia Civil (Foto de archivo) 

La Guardia Civil de Valdemoro detuvo el viernes por la tarde al estafador B. F. G. A., alias el «falso Iniesta», natural de la localidad oscense de Tardienta, después de aparcar su vehículo –de alta gama– frente a la casa de su pareja, en una zona de alto nivel adquisitivo. Llevaba 9 meses en búsqueda y captura, después de que el Tribunal Supremo confirmara la pena de 2 años de cárcel y una indemnización de 1,2 millones de euros, más intereses, impuesta por la Audiencia Provincial de Jaén.

Se le conocía por el «falso Iniesta», llamado así por falsificar la marca y el icono comercial del famoso ya exjugador del FC Barcelona. A su nombre figuraban empresas como “Alimentación Iniesta”, “Iniesta Color” o “Iniesta Fruit”.

También se hacía pasar por socio y amigo de personajes tan influyentes como Johan Cruyff -ya fallecido–o Luis Figo, con el fin de adquirir empresas que luego no pagaba y desmantelaba, según informa www.benemeritaaldia.org

En los últimos años ha estado envuelto en polémicos movimientos como el intento de compra fraudulenta del Real Zaragoza presentando avales falsos de bancos suizos, turcos y húngaros o en un patrocinio de la SD Huesca con motivo del partido de la Copa del Rey hace unos años contra el FC Barcelona.

La detención fue llevada a cabo en una operación coordinada sobre las 17.00 horas del 13 de septiembre cuando B. F. B. A. ya se encontraba en el interior de la vivienda, gracias a un orden de entrada y registro expedida por el juez de guardia.

Tras la lectura de derechos fue trasladado al cuartel de la Guardia Civil de la localidad, desde donde fue trasladado a un centro penitenciario para cumplir la pena de prisión, que hubiera eludido si hubiera pagado los 1,2 millones de euros más intereses, impuesta por el Juzgado.

El Supremo dio por probado que este estafador se hizo cargo de la empresa jienense Aceites Villapardillo, propiedad del empresario M.P.J., en serios problemas financieros como consecuencia de la crisis económica de 2008, con del que incumplió todos los acuerdos y al que abocó a la ruina económica.

Fue la primera condena por estafa agravada contra B. F. G. A., que desmanteló la empresa, puntera en la producción de aceite de oliva, vendiendo toda la maquinaria. El tribunal inadmitió el recurso de casación interpuesto contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Jaén. 

Su patrón de engaño siempre era el mismo: presentarse bajo una apariencia de solvencia económica destacada y de un importante poderío empresarial adornado con coches de alta gama, relojes de lujo y presumiendo de sus famosos y futbolísticos socios.

Con esta imponente fachada, con aquellos falsos compromisos y avales y definiéndose como “reflotador” de empresas, mago de las finanzas y la gestión acabó amasando un abultado patrimonio a costa de la ruina de varias familias, pues una vez aceptado el trato, incumplía acuerdos, desmantelaba las empresas, no cumplía los pagos y se embargaban los bienes de los vendedores.

Comentarios