salud pública

La hostelería en bloque sale a la calle a protestar por el cierre de los negocios

Tras 220 días con restricciones, 'entregan' las llaves de sus locales y piden ayudas, reducciones de impuestos y que no se les estigmatice como sector

Carmelo Bosque y José Luis Yzuel
Carmelo Bosque y José Luis Yzuel


Cientos de hosteleros se manifestaban en la mañana de este martes, bajo la lluvia, lanzando un grito de socorro ante la situación que viven desde hace 220 días. Las decisiones del Gobierno con motivo de la pandemia les han obligado a tener sus puertas cerradas, o sus interiores vacíos, sus terrazas al 50%. Esto les aboca, en muchos casos al cierre.

Los hosteleros, manteniendo todas las distancias de seguridad, algunos vestidos de camareros y con sus bandejas, hacían sonar tapas de cazuela o utensilios de cocina en una sonora protesta.

Se manifestaban tras varias pancartas en las que se podía leer “SOS Hostelería. Cafés y bares” “SOS Hostelería. Ocio nocturno” e incluso portaban un ataúd. Sus quejas son claras. No pueden vivir, están cerrados, no reciben ayudas, necesitan beneficios fiscales y que se deje de estigmatizar a un sector que, estando cerrado, no ha impedido que los efectos de la segunda ola de la pandemia sigan siendo devastadores. Los representantes del ocio nocturno pedían una “hibernación” de su sector y que, al menos, hasta el mes de abril, se les congelen impuestos, gastos, tasas y alquileres. Aseguran que, si tienen que hacer frente a todos sus pagos estando cerrados, no sobrevivirán.

Llegaban en su recorrido hasta la plaza de Cervantes. Allí estaban representantes de CEOS-CEPYME Huesca y de decenas de bares, cafeterías y restaurantes arropando al presidente de la Asociación Provincial de Hostelería, Carmelo Bosque, quien mostraba su reivindicación. Decía que es un momento importante para su sector y que no pueden continuar así.

El acto de protesta contaba además con la entrega simbólica de las llaves de sus negocios en la Subdelegación del Gobierno. Unos y otros opinaban que, si tienen que estar cerrados y no pueden trabajar, que sus negocios los gestione el Gobierno, ya que se les impide hacer lo único que saben, que es trabajar, en un sector muy importante, tanto para la socialización de la ciudadanía como para el turismo el país y en concreto también de nuestra provincia. Bosque recordaba que en otros países, como Francia o Alemania se toman medidas, pero tienen resultados.

La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación

En la manifestación también participaba el presidente de la Asociación de Hostería de España, el oscense José Luis Yzuel, que se unía a sus colegas altoaragoneses en la protesta y petición de ayudas. Aseguraba que hay que la hostelería está en una situación gravísima y que se necesita un plan de salvación y ayudas directas a las empresas para evitar que acaben bajando la persiana como han hecho muchos de ellos.

Los responsables de los bares de ocio nocturno de la ciudad portaban carteles con el nombre de cada uno de sus establecimientos y la frase de "220 días cerrados". Después de que los responsables del sector de la hostelería entregasen de forma simbólica las llaves a la subdelegada Silvia Salazar, a las puertas de la Subdelegación, sobre una alfombra roja y delante de un ataúd, los hosteleros iban dejando las llaves de sus negocios, al tiempo que se indicaba por megafonía el número de familias que están afectadas y en una situación cada vez más precaria por el cierre en cada uno de ellos.

Se sumaban a la concentración en la plaza de Cervantes, aparcando sus camiones y furgonetas, representantes de distribuidoras de bebidas, de alimentación para la hostelería, de panaderías, de carnicerías y otro tipo de productos.

La hostelería ha salido a la calle para protestar por la situación
Comentarios