semana santa

La procesión del Viernes Santo modifica otra vez su recorrido y no subirá hasta la Catedral

Como ocurrió en 2015, durante las obras de peatonalización, pasará por la plaza de Navarra

Procesión de Viernes Santo
La Cofradía del Santo Cáliz, durante la procesión del Santo Entierro 

La procesión del Santo Entierro, el Viernes Santo, volverá a tener este año un recorrido diferente al habitual. Las obras de la plaza de Lizana y de un pequeño tramo de la calle Pedro IV han provocado que la Archicofradía de la Vera Cruz se haya visto obligada, como ocurrió hace tres años, a variar el itinerario del principal acto de la Semana Santa oscense. La procesión no subirá a la Catedral y de nuevo irá por los Porches de Galicia hasta la plaza de Navarra.

Las obras de Lizana estarán finalizadas, pero al ser un pavimento de adoquines, no se puede pasar por encima durante quince días en el pequeño tramo entre la calle Santiago y la plaza de Lizana. La alternativa de descender por la costanilla Ricafort no es factible, por su excesiva inclinación, para muchos de los pasos, especialmente los que se portan a hombros. Por ello, se ha decidido que, como ya ocurrió en 2015, no se suba hasta la Catedral. Además, como el recorrido sería mucho más corto y se podrían llegar a unir la cabecera con el final, hay que alargarlo, llevando la procesión por los Porches y la calle San Orencio.

La procesión saldrá a las siete de la tarde desde los almacenes de Santo Domingo, en el paseo Ramón y Cajal. Recorrerá el Coso Bajo hasta Ramiro el Monje para llegar hasta la plaza de San Pedro. Seguirá por la calle de San Salvador hasta la plaza Arista, y allí pasará bajo el arco de la calle Azara, bajando hasta Sancho Abarca donde girará a la izquierda para alcanzar la calle Moya, por la que descenderá al Coso Alto. Seguirá por los Porches de Galicia, y al llegar a la esquina de la plaza de Navarra, no dará la vuelta a la plaza, sino que tomará la calle Berenguer y San Orencio hasta la plaza de San Lorenzo. De ahí al Coso Bajo, para acabar de nuevo en la plaza de Santo Domingo.

Pero no todos los pasos podrán hacer esto. Dado que el Cristo del Perdón no cabe por el arco de la calle de Azara, cuando esta cofradía llegue a la plaza de San Pedro, este paso se desviará a través de la travesía Cortés, hacia la plaza López Allué, donde costaleros, tambores y penitentes esperarán su hueco para incorporarse de nuevo a la procesión y continuar por el trayecto con el resto de los pasos procesionales.

Las obras de Lizana afectarán también a otras dos procesiones, que deberán modificar sus itinerarios: la de la Entrada de Jesús en Jerusalén, el Domingo de Ramos, y la del Nazareno, el Miércoles Santo.

Comentarios