san lorenzo 

Calles repletas entre procesión y vermú

Entre cañas, refrescos y tapas, acompañados de un ambiente espectacular en el centro de la ciudad, muchos oscenses han disfrutado hoy del vermú del mediodía de este viernes 10 de agosto, siempre después de ver bailar a los danzantes y de seguir la solemne procesión de San Lorenzo. Aunque un poco cansados del exceso de actividad del día 9, nadie se ha querido perder un momento tan emocionante como el baile de los danzantes de Huesca, ni la comida familiar que incluye el plato típico de este día de San Lorenzo: el pollo al chilindrón.

"Hoy tenemos el tradicional pollo al chilindrón con la familia y luego a descansar, que mañana vamos a los toros", cuenta Judith, una oscense que aunque trabaja fuera de Huesca, viene todos los años a las fiestas. "La mañana de San Lorenzo es una mañana única que tenemos que disfrutar cada año y generalmente es tradición el repetir los actos y disfrutar de un día tan maravilloso para los oscenses y para la gente que nos visita", nos ha contado su acompañante. 

Las ferias son uno de los principales atractivos de los más pequeños. Entre las atracciones más demandadas por los niños se encuentran los hinchables, las colchonetas o los "patos", como los chavales denominan a la atracción que consiste en pescar patos amarillos de goma en miniatura para conseguir el mejor juguete.

Los mayores no dudan en acercarse a ver la tradicional procesión, organizada por la parroquia de San Lorenzo y la cofradía de San Lorenzo ni su posterior misa pontifical, una homilía que ha estado presidida y pronunciada por el obispo de la diócesis, Julián Ruiz Martorell.

Comentarios