tabaco

Los fumadores son 1,4 veces más propensos a sufrir síntomas más severos de coronavirus

La Semana sin humo pone la vista este año en las afecciones de la pandemia a los fumadores

Cartel de la XXI Semana sin humo, inspirado en la película Qué bello es vivir
Cartel de la XXI Semana sin humo, inspirado en la película Qué bello es vivir


La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria está celebrando, del 25 al 31 de mayo la XXI Semana sin humo, bajo el lema “¡Qué bello es vivir sin humo!”, con una campaña de concienciación que este año no es convencional debido a la situación que impone en los centros de salud el Estado de Alarma. La semana finalizará el día 31 de mayo con la conmemoración del Día Mundial sin Tabaco. Este año se presta especial atención a la afección que ha tenido el coronavirus en los fumadores.

Cada año 52.000 españoles mueren por patologías asociadas al tabaquismo, 8 millones en todo el mundo. Es razón suficiente para intentar convencer de la necesidad de dejar de fumar. Así, los grupos de trabajo de las comunidades autónomas están enviando mensajes y vídeos a través de las redes sociales y plataformas. Además, están realizando la encuesta anual sobre tabaquismo, que este año se publicará más tarde, puesto que la pandemia ha retrasado su finalización.

En esta ocasión, se está haciendo hincapié en la relación del tabaco con las afecciones y patologías respiratorias y con la covid-19, ya que fumar incrementa en 1,4 puntos la probabilidad de desarrollar síntomas severos de esta enfermedad, en 2,4 veces de ingresar en las Unidades de Cuidados Intensivos y en 2 puntos de necesitar respiración asistida o morir víctima de esta pandemia, todo ello comparado con los no fumadores.

La última encuesta realizada, la correspondiente a las XX Semana sin humo, concluía que había aumentado ligeramente el consumo de tabaco, en una tendencia que venía de años atrás.

El tabaquismo provocó entre 2010 y 2014, casi 260.000 muertes en España, una media de 52.000 anuales que, traducida a cifras diarias, equivale a hablar de que cada día mueren 142 personas en España por culpa del tabaco, que se convierte en la principal causa aislada, tanto de morbilidad como de mortalidad prematura evitable en España, donde una de cada ocho muertes está relacionada con este consumo.

El 80% de los ciudadanos que contestaron esa encuesta consideraban el tabaquismo como perjudicial para su salud. Lo que más preocupaba a los sectores sanitarios en materia de consumo de tabaco eran las nuevas formas de consumo, como el cigarrillo electrónico, que se concibe equivocadamente como una práctica más saludable. El 58% consideraba que ese consumo es igual de perjudicial.

La mayoría de la población, un 60,8% se mostraba receptiva a prohibir fumar en vehículos privados, y además un 16,5% estaba a favor de prohibir fumar en vehículos solo cuando haya niños. El 64,1% estaba a favor de prohibir fumar en lugares públicos al aire libre (como estadios deportivos, piscinas o centros comerciales abiertos). Un 65,4% se consideraban fumadores pasivos (en terrazas un 31,4%). El 57% de la población había fumado alguna vez y el 43% nunca. Además, el 70% de los fumadores había intentado dejar de fumar en alguna ocasión, y el 16,7% lo había intentado cuatro veces o más. La mayoría de los ex fumadores dejaron de fumar hace más de 10 años, y el principal motivo para hacerlo fue la salud.

Según un estudio realizado por el Instituto DYM, la cifra de fumadores se ha mantenido en España en 2019, un año en el que el 28% de los españoles confesaba fumar de manera habitual. El 61% afirman fumar muy poco, ocasionalmente o nunca, según la encuesta anual sobre salud, hábitos de vida y consumo de alimentos. En España, los hombres (30%) fuman en mayor medida que las mujeres (26,0%). Por edades, las personas mayores de 65 años son las que fuman con una frecuencia menor (16,6%). Por nivel de educativo, la encuesta revela que a menor nivel de estudios, mayor número de fumadores. Y, en cuanto a la situación laboral, el porcentaje más elevado de fumadores se da entre aquellos que no tienen trabajo y los que tienen un contrato temporal.

Comentarios