sanidad

Los médicos temen un nuevo repunte tras las celebraciones de Carnaval

Los vacunados son todavía muy pocos y tampoco se sabe cuánto dura la inmunidad de quienes pasaron la enfermedad

La zona básica de salud del Santo Grial es la que más positivos ha notificado, 21 en total
En los últimos días ya se veía un ligero incremento de casos, que habrá que ver cómo evoluciona tras Carnaval


No hubo fiesta oficial, pero la celebración de Carnaval o simplemente las salidas del sábado podrían complicar la vuelta a la normalidad. Huesca se encuentra en una situación de mejoría evidente, descensos de los positivos en las últimas fechas, pero en un equilibrio muy frágil. En la tarde del sábado se pudieron ver escenas preocupantes, después de que los bares cerraran sus puertas. Peleas en la calle, intentos de entrar en algún bar, gente bebida, grupos muy numerosos de gente reunida y ausencias de mascarillas en muchos de los casos preocupan mucho de cara a lo que pueda ocurrir en las próximas fechas. Los médicos tienen miedo, porque cuesta mucho recuperar la normalidad y muy poco empeorar.

La inquietud llega porque según los médicos, aunque en Huesca se llevaba una buena dinámica con una de las incidencias más bajas de España, en relación con otras provincias, debido al confinamiento perimetral y al resto de medidas adoptadas, en los últimos días se estaba empezando a ver un nuevo incremento de la transmisión comunitaria que nunca ha dejado de tener la capital oscense.

Los médicos son conscientes de que, relacionados con fechas festivas, han tenido lugar algunos de los picos más importantes de las últimas semanas: Navidades, fiestas patronales en algunas localidades… Por ello, temen que en un par de semanas volvamos a ver cómo "pagamos" los excesos del "no Carnaval" con un repunte en el número de casos por la pandemia. Por ello hace un llamamiento especialmente a los jóvenes para que se controlen.

El delegado de Cemsatse en Huesca y médico de familia, Ramón Boria recuerda que el porcentaje de vacunación es todavía muy bajo: tan solo mayores de las residencias, grandes dependientes y personal sanitario, aunque todavía queda mucho sin vacunar, en la sanidad privada o en los hospitales donde aún no se ha completado el segundo ciclo. Y a ello se une que no se sabe todavía cuánto dura la inmunidad de los que ya han pasado la enfermedad, por lo que es obligatorio seguir guardando todas las medidas.

El médico oscense asegura que bajar una dinámica que se ha disparado, como ocurrió en Huesca tras la Navidad, cuesta mucho, y en cambio, que se vuelva a disparar es muy fácil.