coronavirus

Los niños y niñas pintan esperanzadores arcoíris, asegurando que todo irá bien

Ventanas y balcones muestran los dibujos que van haciendo durante su encierro

Arcoíris en las ventanas
Arcoíris en las ventanas


El arcoíris está sirviendo, cada vez más, como un elemento que nos ayuda a recordar a los ausentes, o para animar en momentos anímicamente bajos, pensando en que las cosas mejorarán. En esta crisis del coronavirus se ha tomado como emblema de la esperanza en una pronta recuperación. La idea surgió de Italia. Los niños italianos comenzaron a colgar de sus ventanas carteles con arcoíris dibujados con el lema "Tuto andrà benne", "Todo irá bien". El paso de los días ha hecho que este apoyo moral se haya hecho también necesario en España. Y en Huesca ya han llegado.

Es una forma de entretener a los más pequeños, en estos días de largo encierro. Tenerlos un buen rato pintando los siete colores, y pensando además qué lemas añadir al cartel. Hoy hemos visto ya unos cuantos. Y en ellos podemos leer "Todo irá bien", "Este virus es horroroso", "Me quedo en casa", o "Tranquilidad".

Es seguro que en los próximos días, la moda de las banderas que colgaban de tantos balcones, se va a ver superada por esperanzadores arcoíris, alegrando con sus colores las fachadas de los edificios donde tanta gente está encerrada, y no por gusto.

Comentarios