huesca 

Los trabajadores de la "Sagrada Familia" confían en la última promesa  la promesa para arreglar su situación

wer
Concentración de los trabajadores a las puertas del centro 

Desde hace varios meses todos los miércoles las trabajadoras y trabajadores de la Residencia Sangrada Familia de Huesca se movilizaban a las puertas del centro para exigir al departamento de Servicios Sociales del Gobierno de Aragón una mejor situación laboral. Pues bien tras la última reunión mantenida con el director provincial parece que se ve la luz al final del túnel.  Según se ha planteado desde la dirección cuatro de las personas que había contratadas para el fin de semana pasarán a ser de jornada completa lo que ayudará a repartir la carga de trabajo de forma más compensada.

Mónica Pueyo del sindicato SAE
CORTE PUEYO 1 RESIDENCIA 01

Desde el sindicato SAE, uno de los presentes en el centro, se afirmaba que esta  medida prometida ayudará a prestar un mejor servicio a los ancianos que residen en este centro perteneciente al IASS.

De cara a la recuperación de los 160 días que tienen pendientes los trabajadores, la dirección también se comprometió a contratar unos  acumulos de tarea que permitirán a los empleados recuperar los festivos que tienen pendientes.

CORTE PUEYO 2 RESIDENCIA 01

Desde el sindicato se indicaba que la situación comenzaba a ser insostenible tanto por la falta de personal como por la calidad que se presta a los usuarios algunos válidos, pero otros muchos inválidos que necesitan ayuda para todo.

Comentarios