san lorenzo 2019

Pascual Campo:"Me ofrecieron un millón de pesetas por mi puesto de danzante"

El nuevo mayoral será Paco San Emeterio, quien el año pasado  ocupó el cargo de forma provisional

Pascual Campo y Paco San Emeterio, danzantes
Pascual Campo y Paco San Emeterio, danzantes

Este año, la mañana del día 10 no solo va a ser una fecha especial para la agrupación de los danzantes, también va a ser un día inolvidable para Pascual Campo, quien ha sido mayoral de la agrupación de los danzantes durante 15 años, pone fin a su trayectoria en estas fiestas de San Lorenzo de 2019.  Ser danzante le ha permitido vivir momentos únicos como los dances en la cuna de San Lorenzo (la ermita de Loreto) y en su tumba (Basílica de San Lorenzo Extramuros); recuerda con todo lujo de detalles su primer dance y rememora emocionado cómo su hija acudía a la plaza a las cuatro de la madrugada para asegurarse el sitio. Es un puesto que "no vendería por nada", y eso que hace años le hicieron una propuesta, cuando menos, tentadora. 

CAMPO 1 MÍO 05 

[El que toma el relevo es Paco San Emeterio, que quiere que en la agrupación continúen los valores que ya inculcó Pascual…

SAN EMETERIO 1 VALORES 05

Campo cede el puesto porque “ya son muchos años y no me encuentro en condiciones” aunque la decisión de poner fin a esta etapa estaba pensada con antelación.

El relevo lo toma Paco San Emeterio, quien lo cataloga como “un honor y una satisfacción ocupar este cargo, aunque con mucha responsabilidad” a pesar de que el año pasado ya ocupó el cargo provisionalmente.

San Emeterio, quiere que en la agrupación continúen los valores que ya inculcó Pascual, ayudar siempre a los compañeros, integrar a los nuevos miembros y contribuir a que esta tradición no deje de existir.

Respecto a la mañana del día 10, ambos coinciden en que es una jornada que se vive con mucha ilusión, intentando que la gente se divierta y disfrute con los dances. Les enorgullece saber el cambio que han vivido, ya que hasta hace “cuatro días” el baile era algo familiar y sin embargo ahora es global, todos los oscenses que hay por el mundo están pendientes de la plaza de San Lorenzo en la mañana del día grande oscense.

“A pesar de que hay cosas que con el tiempo se desvirtúan o cambian, esto es una tradición que cambia para mejor, la prueba de ello es que hay gente que a las tres de la mañana están en la plaza cogiendo sitio” señala Pascual. Por su parte, Paco San Emeterio agradece a los oscenses su función ya que “sin ellos, no seríamos nada, son ellos los que nos apoyan y sin ellos no sería posible esta tradición”.

Los dos coinciden en que creen que algún día habrá una mujer danzante y en que “ni por todo el oro mundo dejaremos de ser danzantes”, pero como anécdota, Pascual Campo cuenta que un año le ofrecieron un millón de pesetas para que cediera su valioso puesto.

Como deseo para este 10 de agosto: primero, que haga buen tiempo y segundo, que la gente responda como siempre y poder disfrutar todos.

Comentarios